El Caballero de París

Estimado lector que rozas la suave y policromada pluma del Tocororo:

Don José Mª López Lledín nació el 30 de diciembre de 1899 en su casa de Vilaseca (A Fonsagrada), provincia de Lugo – España. “Outro galego máis na Habana”

Tenía estudios primarios y parte de la educación secundaria. En su casa eran muchos hermanos. Se dice que eran 11 en total de los cuales 2 murieron enseguida y 7 emigraron a Cuba. Su hermana Inocencia cuenta que José se enamoró de la hija del médico de A Fonsagrada que se llamaba Merceditas pero se le murió y entonces dijo que jamás se casaría con otra mujer y lo cumplió hasta su muerte.

José llegó a La Habana en 1913 a bordo del vapor Chemnitz donde se reunió con parte de su familia que lo esperaba (allí estaba ya su hermana Inocencia). Primero trabajó en una bodega, más tarde en una tienda de flores, una satrería, una librería … incluso en un despacho de abogados.

Procurando refinar sus maneras lo más que pudo, consiguió más tarde empleos mejor pagados trabajando en varios hoteles (Inglaterra, Telégrafo, Sevilla …) donde quizás aprendiera algo de idiomas con los clientes. Nunca contrajo matrimonio como había jurado en España pero eso no le impidió tener dos hijos (chico y chica).

En 1920 fue acusado de un crimen que no había cometido, arrestado y preso. No se sabe bien cuál fue ese delito aunque circulan media docena de teorías pero el caso es que durante un prolongado encierro perdió la razón y se trastornó convirtiéndose en “El Caballero”. Dijo que La Habana era como París y que él se consideraba un mosquetero como el señor de Lagardère y de ahí le vino lo de “Caballero de París”.

Así empezó una vida vagabunda por las calles de La Habana y poco a poco fue deteriorándose su salud hasta que en 1977 fue internado en el Hospital Psiquiátrico como un acto humanitario para poder cuidarlo: Se le puso ropa limpia y se le cortó el pelo, dejando solamente su barba y una larga trenza como él quería. Murió en 1985 a la avanzada edad de 86 años y fue enterrado en el Cementerio de las Vegas. Posteriormente, el Historiador de la Ciudad lo mandó trasladar al convento de San Francisco de Asís que hoy es un museo.

En toda la ciudad pueden verse varias  imágenes y estatuas que recuerdan a este popular Caballero.

Descanse en paz, el Caballero de París, que “saíndo da Fonsagrada e sendo galego, foi morrer na Habana”.

Anuncios

Acerca de almejeiras

Me gusta Cuba y por eso hago este blog.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s