La Palma Real

La palmas son novias que esperan”
José Martí

Hay una cosa en mi patria que nunca me canso de contemplar: no es la Ceiba de hojas infinitas que se levanta en las llanuras, ni la cañabrava que mece sus penachos en la brisa, ni los naranjos cargados de azahares, ni nuestro sol, ni nuestra luna, ni nuestro cielo tan azul y tan hermoso, ni el hirviente mar que ruge en nuestras playas; son los magníficos palmares, que suspiran perennemente en sus llanos y sus colinas. No hay árbol más bello que la palma; pero cuando la casualidad ha reunido un grupo de miles de ellas en la cresta de una loma o en un valle pintoresco y apartado, no hay pincel capaz de pintarlas, no hay poeta que pueda cantarlas dignamente en su lira. La naturaleza tiene mil sonidos santos y suaves que nos llenan de arrobamiento: el canto de los pájaros, el murmullo de las aguas de los ríos, el ruido de las cascadas; pero el que haya escuchado la música de los palmares, dirá si hay algo que se iguale a tantos suspiros, a tantos sollozos, a tantos lamentos, a tantas quejas, a tantas palabras acariciantes como se escuchan en las pencas agitadas por el soplo de la brisa, perfumada con la fragancia eterna de los campos”
Anselmo Suárez

La palma real, Árbol Nacional de Cuba.
Hace más de 500 años, desde que Cristóbal Colón pisara tierra cubana y admirara por sí mismo la belleza y majestuosidad de las palmas, rasgo sobresaliente del paisaje campestre cubano, no hay duda que se había encontrado con el más bello símbolo de cubanía de nuestra flora nacional.

La palma real, cuyo nombre científico original era Oreodoxa regia Kunth, que en latín significa “real gloria de la montaña” fue descrita a principios del siglo XIX. Un siglo después, el botánico norteamericano Orator Fuller Cook incluye la palma real en un nuevo género de palma para la ciencia, Roystonea,dedicado a Roy Stone, amigo personal de Cook y General del Cuerpo de Ingenieros de los EE.UU.

En Cuba se conocen alrededor de 81 especies y 14 géneros de palmas representadas en varios ecosistemas de la isla;el género Roystonea se compone de 10 especies muy afines entre sí distribuídas en Cuba,Florida , La Española, Puerto Rico, Jamaica, Antillas Menores, América Central y norte de America del sur. Cuatro especies de Roystonea se encuentran únicamente en el este de Cuba, Guantánamo. Roystonea regia, nuestra palma real,está ampliamente distribuída y es abundante por todo el país

La palma real ha sido utilizada ampliamente por el hombre en diversos usos de incalculable valor, y es quizás una de las palmas cubanas que más beneficios ha aportado a la vida del campesino. No hay parte de la misma que no se utilice: el tronco y las hojas o pencas son elementos utilitarios en las construcciones rurales, en especial el bohío, vivienda típica del campesino cubano; los frutos (el palmiche) son empleados por los campesinos para alimentar a los cerdos. A esto hay que añadir además el valor de esta planta como melífera, gracias a sus mieles de excelente calidad. Su porte y esbeltez le confieren a la palma real un apreciado valor ornamental, cultivándose también en otras partes del mundo.
Debido a la gran variedad de aplicaciones de la palma real,la misma estuvo amenazada por su exterminio gradual pero afortunadamente un Decreto gubernamental dictado en 1923,protegió a la palma real de desaparecer. Más recientemente en diciembre de 1999 quedó explícitamente protegida la palma real, nuestro Árbol Nacional, al entrar en vigor el decreto No. 268 acerca de las Contravenciones de las Regulaciones Forestales, aprobado por el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros y que dentro de la Ley no. 85,Ley Forestal, aprobada por la Asamblea Nacional del Poder Popular el 21 de julio de 1998, la palma real integra el patrimonio forestal y su fomento y conservación goza de especial atención (Servicio Estatal Forestal 1999).

Representante por derecho propio del paisaje cubano, la palma real está presente así mismo en el escudo nacional,creado por el General de nuestras Guerras de Independencia Narciso López y el poeta cubano Miguel Teurbe Tolón a mediados del siglo XIX. Escoltada por dos elevaciones montañosas se yergue la palma real en nuestro escudo nacional, como árbol simbólico de Cuba, pues representa la victoria. Es la planta que representa la cubanía y ha sido fuente inspiradora para poetas, pintores y músicos cubanos que utilizan la palma real en sus obras,para resaltar lo genuino de nuestra identidad nacional.
Nuestro Apóstol José Martí siempre asoció a Cuba con las palmas, lo que está presente en su obra y elige la palma como elemento de identidad ante el mundo, al quedar plasmado en uno de sus Versos Sencillos:
Yo soy un hombre sincero
De donde crece la palma
Y antes de morirme quiero
Echar mis versos del alma.

Como tributo a Martí y a su amor por la Naturaleza, están las 28 palmas reales sembradas en la manzana que ocupa el Parque Central (municipio Habana Vieja) en la capital cubana,donde se encuentra la estatua de nuestro Héroe Nacional yque recuerda cada 28 de enero la fecha de su natalicio.

Anuncios

Acerca de almejeiras

Me gusta Cuba y por eso hago este blog.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s