Tocororo lindo o sea Guatiní

Estimado lector que rozas la suave y policromada pluma del Tocororo:

Sedentarios, perezosos, insectívoros, los trogónidos tienen un plumaje de maravillosos colores, muchas veces con brillo metálico en los machos y bastante apagados en cambio en las hembras. La belleza de estas aves es tal que, antiguamente el adornarse con sus plumas era una prerrogativa reservada únicamente a los personajes de sangre real. La familia comprende más de 40 especies más de la mitad de las cuales son propias de la América tropical, estando las demás esparcidas por India, Malasia y África tropical.

Entre estas especies están el Quetzal (Pharomacrus mocinno) y el Tocororo (Priotelus Temnurus).
Los bosques de la isla de Cuba hospedan un interesante trogónido que tiene los vexilos de las timoneras alargados en el extremo y dispuestos en forma de media luna.

De veintiseis centímetros de longitud, la mitad de los cuales corresponden a la singular cola, estas aves vulgarmente conocidas con el nombre de tocororos, tienen el pico ancho, grueso, con el borde no dentado y un plumaje muy bello. La parte de encima de la cabeza, la nuca, el dorso y la región de las escapulares son de color verde metálico, las partes laterales de la cabeza, azules; las remeras, parduscas con fajas blancas; las coberteras alares, azul acero salpicadas de motitas blancas; las timoneras externas, blancas y las internas de un color verde metálico. La parte inferior del cuello y el alto pecho son gris ceniza y rojo cinabrio las restantes partes inferiores del cuerpo.El ojo es rojo brillante, el pico negro y pardo oscuras las patas.

Mi amigo de Cuba Ernesto R. del Valle me informa que el nombre “original” que los indígenas daban  a esta ave (y que aún se conserva en el Oriente de la isla) es el de GUATINÍ y que Tocororo o incluso Tocoloro es onomatopéyico. Magnífico dato que le agradezco mucho.

A semejanza de la mayor parte de los trogónidos, los tocororos viven aislados en lo más espeso de los bosques pero no son tímidos, ni asustadizos, ni están siempre propensos a huir; sumamente curiosos, se posan cerca de las personas y las miran atentamente, lanzando de vez en cuando el grito de to-co-ro, to-co-ro, al que deben su nombre vulgar.

Sin alejarse demasiado de la región boscosa donde están acostumbrados a vivir, estas aves capturan al vuelo mariposas, coleópteros y hemípteros, también buscan fruta, llegando a veces a las zonas linderas de los bosques. Durante el período de celo se aparejan y construyen luego el nido en las cavidades de los troncos, donde ponen de tres a cuatro huevos de un blanco azulado.

http://k005.kiwi6.com/hotlink/1yuvd3s9i4/tocororo.mp3%20

Aunque estos trogónidos sean muy estimados por la belleza de su plumaje, no se acostumbra tenerlos en cautividad pues no toleran estar enjaulados y, debatiéndose, destruyen o pierden casi todas las plumas.

(ANIMALI.Come sono. Dove vivono. Come vivono. Volumen III. – G. Scortecci)

Anuncios

Acerca de almejeiras

Me gusta Cuba y por eso hago este blog.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s