El tres cubano

Estimado lector que rozas la suave y policromada pluma del Tocororo:

En los comienzos del siglo XVI, los Reyes Católicos de España, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, ordenaron que los colonizadores llevaran instrumentos de cuerda al Nuevo Mundo  como herramientas de persuasión religiosa. Algunos marineros, por su cuenta, llevaron también también pequeños guitarrillos y tiples, muy populares entre ellos por aquellos tiempos como una valiosa compañía en los largos viajes transoceánicos.

Los más acomodados transportaron sus instrumentos y una vez establecidos, los conquistadores y misioneros podían escuchar las melodías al punteo de la guitarra y la vihuela (antiguo instrumento de seis cuerdas dobles antecesor de la guitarra y de mayor tamaño que ella) al sentir la nostalgia de su patria natal.

Más tarde, surgieron instrumentos como la guitarra, parecida a la del los conquistadores, creada por la mezcla de los libertos africanos y criollos con sus simples herramientas y materiales regionales. La razón de estas réplicas es obvia ya que los instrumentos españoles no eran accesibles a los nativos por su costo y escasez. De esta manera, las variantes nativas muy singulares de estos instrumentos de cuerda llamados tiples, bandolinas, tres y cuatro han perdurado en América aún después de que los españoles regresaron a Europa a finales del siglo XIX.

Ninguno de estos instrumentos obedeció en su construcción a una idea artística racional; el poco valor material de ellos hizo que los construyan los nativos quienes la mayor parte de las veces se valían de útiles poco apropiados. En ellos estaba la idea de imitar la construcción de guitarras y bandurrias pero la carencia de utensilios para fabricarlos iguales a los modelos que de la metrópoli trajeron los españoles, influyó en la imperfección de aquellos.

El Son surgió en Cuba como género de canciones bailables entre la clase criolla a principios del siglo XX,en el cual se destacaba el sonido persistente de un instrumento de cuerda tañido que alternaba entre la melodía y el toque de una frase de cuatro compases llamada montuno. El montuno es la estructura rítmica de la música. Originalmente, una guitarra, un tiple o una bandola tocaba la melodía así como el montuno del son, pero éstos fueron sustituidos más tarde por la fusión nativa de los tres instrumentos: el tres cubano.

La forma original del Son consistió en melodías derivadas de antiguas coplas españolas, acompañadas por una guitarra y una marímbula (caja hueca del tamaño de un televisor con teclas o flejes hechos de metal provenientes del resorte de un reloj o vitrola. La marímbula era tañida por el ejecutante sentado sobre ella produciendo sonidos graves) o una botija (botella de cerámica grande con un agujero en el cual se soplaba produciendo sonidos bajos). Algunos expertos entienden que el antecedente histórico directo del Son fue un género llamado “changüí”.

Existen algunos grupos folklóricos en Cuba que todavía tocan esta música del Oriente de Cuba. El conjunto del Son se desarrolló creciendo en tamaño hasta incluir hasta seis o siete músicos (conocidos como sexteto o septeto): éstos se configuraban con una guitarra, un tres, maracas, claves (usualmente tocados por el cantante principal), bongós, una o más trompetas, una segunda guitarra, y una marímbula o una botija. El registro bajo fue proporcionado por la marímbula o la botija, pero estos instrumentos cayeron en desuso, mientras los públicos crecían y la necesidad de más sonoridad requería que se sustituyeran por un contrabajo.

El tres cubano comenzó como una adaptación rústica de la familia española de instrumentos de cuerdas de alambre que fueron populares en España durante la época colonial: el “nuevo” laúd, la bandola y la bandurria. El historiador del siglo XVII, Bermudo, describe una bandurria de tres órdenes de cuerdas que pudo haber sido el modelo para los primeros treses. Se dice que el tres más antiguo fue hecho de cajas rectangulares de bacalao, muy probablemente por los trabajadores afrocubanos de los muelles. Se tocaba generalmente con una uña o plectro.

El tres continuó desarrollándose como un objeto de artesanía refinada, y perdió su forma rústica de mandolina, creciendo en tamaño a la vez, pero retuvo su contorno de bandurria similar a la de una pera. Quizás buscando mayor sonoridad, los grandes tresistas Arsenio Rodríguez e Isaac Oviedo a menudo tocaban la parte del tres con una guitarra española adaptada para tres órdenes dobles de cuerdas de alambre. A estas guitarras adaptadas les ponían un nuevo mástil a veces con la escala acortada hasta acomodar diez trastes antes de llegar al cuerpo (en vez de doce como en la guitarra tradicional).

Hoy día en Cuba, las guitarras adaptadas son las que se ven más a menudo. Al absorberse el son dentro del cabaret y el salón de baile, el rol del tres de tocar el montuno repetidamente fue dado en gran parte al piano. Entonces, la importancia de los treses disminuyó en la música popular moderna. Pero hoy en día hay un gran renacer y resurgimiento del tres, no sólo durante recreaciones auténticas de las formas tradicionales, sino también como trasfondo en presentaciones musicales en los medios masivos modernos.

A principios del siglo XX, aparecieron varios treseros legendarios cubanos: Nené Manfugás, Carlos Godines (del Sexteto Habanero), Arsenio Rodríguez, Isaac Oviedo y Eliseo Silveira. Son  considerados tesoros nacionales de la música cubana. Conocido como bohemio y aventurero, Nené Manfugás trajo su música de los campos aislados de Baracoa a la gran ciudad de Santiago de Cuba hacia 1880. Manfugás tocó los sones más tempranos y primitivos de una forma riquísima a pesar de la rusticidad de su tres, y en el proceso propulsó el son como género nacional.

Arsenio Rodriguez era un gran compositor y tresista de Matanzas. Perdió la vista durante su juventud, pero no obstante desarrolló un estilo único que se estableció como la forma estándar de tocar el instrumento. Durante los años 50, su música se fue quedando anticuada en Cuba, pero como tantos otros músicos tradicionales caribeños, encontró un nuevo y delirante público entre los millares de cubanos y puertorriqueños expatriados en la ciudad de Nueva York dejando un tesoro de composiciones originales cuando murió en Los Ángeles, California en 1972 a la edad de 61 años.

Isaac Oviedo, otro gran tresero cubano de Matanzas nació en 1902. Durante los años 20 formó el Septeto Matancero, y viajó por el Caribe y los Estados Unidos durante los años 20 y 30, dejando fervientes admiradores en todas sus giras.

Durante los años 20, el Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro dió otro impulso musical al son a través de América Latina. A Piñeiro se le atribuye el mérito de establecer el son como una forma de baile de salón (la mayoría de las otras danzas del tiempo eran esencialmente de grupo o bailes de figuras), donde una pareja bailaban “solitos.” Alrededor del 1977 los miembros sobrevivientes del Septeto Nacional se juntaron. El acontecimiento fue documentado en una película que rendía tributo a Ignacio Piñeiro de parte de los asociados octogenarios de su conjunto.

Mientras que lamentablemente todos los treseros legendarios han fallecido, una mágnífica cosecha de treseros todavía guarda la llama del son y sus géneros derivados: Entre los tresistas recientes más admirados se encuentran Francisco Amat, un cubano con el grupo de son de Adalberto Álvarez en Cuba. También Juan de la Cruz Antomarchi, conocido como “Cotó” fué uno de los treseros de técnica más formidable, ejecutando con parecido nivel de destreza que Pancho Amat.

Anuncios

Acerca de almejeiras

Me gusta Cuba y por eso hago este blog.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a El tres cubano

  1. psoriasis dijo:

    Vengo padeciendo psoriasis por 3 meses y probado multitud de tratamientos sin
    mucho resultado

    • almejeiras dijo:

      Estimada amiga: Lamento que padezcas esa psoriasis. Te agradezco que hayas entrado en el blog aunque desgraciadamente no creo que su lectura tenga las propiedades terapéuticas necesarias para que se cure tu dolencia. En todo caso, si te sirve de distracción, quizás mitigue algo sus efectos y te olvides de ella mientras lo lees.
      Un saludo cordial.

  2. Enrique dijo:

    estoy tratando de hacerme un tres cubano a partir de una guitarra lo que no estoy seguro que cuerdas usar aqui en mi pais le llamamos primera a las mas aguda (mi) y sexta a la mas grave (MI). alguienme podria decir que cuerdas debo usar. Gracias

    • almejeiras dijo:

      Estimado amigo Enrique. Desconozco cómo es la afinación del tres cubano aunque es posible que encuentres ayuda en esta dirección:
      http://www.lajiribilla.cu/2004/n179_10/179_19.html
      Ojalá te sirva. Un saludo desde Vigo (España) y por aquí estamos para lo que haga falta

    • César S. Guzmán (Puerto Rico) dijo:

      Puedes usar cuerdas de guitarra de metal. El tres cubano consta de tres pares de cuerdas. El órden de cuerdas: es 1-3(mi), 2-2(Do), 3-1(Sol). Es decir, como en el órden de una una guitarra, de abajo hacia arriba (mas aguda a mas grave) se instalan 1 prima o primera con una tercera, 1 segunda con 1 segunda y 1 tercera con 1 primera o prima.

      • almejeiras dijo:

        Estimado amigo César: Muchísimas gracias por tu comentario que seguramente ayude a los aficionados que quieran construirse su tres cubano y a conocerlo con detalle.
        Un abrazo fraternal.
        Eduardo en Vigo

  3. El Tres es el instrumento musical creado en Cuba e identifica a la genuina musica cubana en su mas popular genero bailable :
    EL SON
    Personalmente me fascina y yo lo toco hace 31 años.
    Sin el tres cubano “NO HAY SON”

    • almejeiras dijo:

      Estimado amigo Ignacio: Completamente de acuerdo contigo. Me encanta el tres cubano y te felicito porque sabes tocarlo.
      Ojalá lo hagas durante muchos años más.
      Un saludo y muchas gracias

  4. Jairo rodriguez dijo:

    No hay que desmeritar los pioneros ejecutantes de este instrumento
    Valga decir, nene manfugas, fue un virtuoso y excelente musico que lo introdujo a través del son
    Tuve el honor de haber charlado con zenaida Gonzales mandugas

  5. Jorge dijo:

    Les comento algo muy importante sobre el Tres Cubano. La encordadura del tres está conformada por tres órdenes dobles de cuerdas, la tercera y la prima tienen una cuerda grave afinada a la octava y su pulsación se realiza mediante un plectro o púa.

  6. Jorge dijo:

    Si necesitas más información sobre el tres me la puedes pedir, por otra parte, yo estoy realizando un Doctorado sobre el tres Cubano. Para finalizar me despido y estoy a sus ordenes.
    Jorge

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s