La bandera y el escudo

Estimado lector que rozas una vez más la suave y policromada pluma del Tocororo:

LA BANDERA DE CUBA

En 1849, el general Narciso López (1798 -1851) preparaba en Nueva York su primera expedición para iniciar en Cuba la lucha contra el poder español. Pidió entonces al poeta cubano Miguel Teurbe Tolón que diseñara una bandera en la que estuvieran simbolizados los tres departamentos en que se hallaba dividida Cuba: Occidental, Central y Oriental y la lucha por la libertad, representada por una estrella refulgente en el centro de un triángulo rojo.

Se dice que Teurbe se inspiró al trazar la bandera en un hermoso crepúsculo en el que Venus resplandecía sobre el cielo azul surcado por nubes blancas. También es cierto que Narciso intentó hacerla de forma parecida a la de Estados Unidos ya que lo que él perseguía era la anexión y de hecho se izó allí por primera vez antes que en Cuba. Su esposa, Emilia Tolón, siguiendo el diseño de su esposo, confeccionó la bandera hecha con cintas de seda blancas y azules con un retazo de seda rojo, de colores muy intensos. Las tres franjas azules representaban los tres departamentos en que estaba dividida Cuba en aquel momento, las blancas la pureza de ideales, la luz. El triángulo rojo, motivo masón originario de la Revolución Francesa y de los 3 ideales de libertad igualdad y fraternidad, de color rojo por la sangre y la valentía. La estrella, símbolo militar, era el nuevo estado que debería sumarse a los Estados Unidos. Narciso López enarboló esa bandera en Cárdenas el 19 de mayo de 1850. Su insurrección, resultó un fracaso, siendo ejecutado por las autoridades españolas una vez que fue capturado.

En 1868, Carlos Manuel de Céspedes inició en su ingenio de La Demajagua los 100 años de lucha que habrían de culminar en el triunfo de la revolución socialista. En aquel arranque glorioso, Céspedes enarboló otra versión de la bandera de la estrella solitaria, hecha con los mismos colores por las manos de una muchacha campesina que se llamaba Candelaria Acosta (Cambula). Diez días más tarde, su bandera ondeaba en la toma de Bayamo, el 20 de octubre de 1868 en manos de otra joven cubana, Candelaria Figueredo, hija del autor del himno nacional, Perucho Figueredo.

La bandera de La Demajagua estaba hecha con tela más basta que la seda empleada en la otra enseña. Era más pequeña, casi cuadrada y constaba de un cuadrilátero azul que ocupaba la porción inferior de la bandera y otros dos desiguales blanco y rojo. En el interior del último (el rojo) se encontraba una estrella blanca de cinco puntas o “estrella solitaria”. Esta fue la enseña de La Demajagua, la de la toma de Bayamo, la que ondeó en los campos de la antigua provincia de Oriente hasta la Asamblea de Guáimaro que se celebró durante la primera quincena de abril de 1869.

Desde el 4 de noviembre de 1868, Camagüey se alzó en armas contra el poder español llevando como bandera la de Narciso López. La coexistencia de tres movimientos libertadores en Oriente, Camagüey y Las Viñas, con dos banderas y tres gobiernos diferentes determinó la necesidad de celebrar una asamblea unificadora que redactó la primera Constitución, votada en Guáimaro el 10 de abril de 1869. Allí se acordó que la enseña nacional fuera la bandera de la estrella solitaria enarbolada por primera vez en Cárdenas en 1850 por Narciso López. También se acordó que la bandera de La Demajagua (la de Céspedes) presidiera las sesiones de la Cámara de Representantes.

Y desde entonces, la bandera de La Demajagua presidió las sesiones de la Cámara de Representantes durante toda la República semicolonial. Colgada sobre la Presidencia en el hemiciclo del Capitolio Nacional tuvo que sufrir legisladores a sueldo del imperialismo yanqui. Con el triunfo de la Revolución y después de la conversión del Capitolio en sede de la Academia de las Ciencias de Cuba, la bandera pasó a ocupar un lugar de honor en el Museo de la ciudad de La Habana. Pero fiel a lo acordado en Guáimaro, la Asamblea Nacional del Poder Popular ostenta en sus sesiones la bandera de la estrella solitaria en sus dos versiones históricas aunque por razones estéticas se aumentó ligeramente la longitud de la bandera de La Demajagua para adecuarla a las dimensiones de la de Narciso López.

 EL ESCUDO DE CUBA

En 1848 llegó a Nueva York el poeta matancero Miguel Teurbe. Se había tenido que exiliar a causa de sus ideas separatistas. Allí en Estados Unidos existía una Junta General de Cubanos que trabajaba por la anexión de Cuba a ese país. Habían editado incluso un pequeño periódico de dos hojas titulado “La Verdad”. Teurbe, que había ejercido de periodista en Matanzas, aceptó dirigir la publicación y trató de mejorar su presentación y como tenía dotes de dibujante diseñó una viñeta que representaba la isla de Cuba tras de cuyas costas septentrionales asomaba el Sol.

Esta viñeta llamó poderosamente la atención de Narciso López y posiblemente se inspirara en ella para hacer el escudo cubano. En su diseño original, el escudo de armas tenía la forma de una adarga ojival suiza dividida en tres partes o cuarteles: El tercio superior es un espacio o franja horizontal donde se levanta el Sol naciente de la libertad. Una llave suspendida sobre el mar aparece colocada transversalmente entre el cabo Sable de Florida y el Catoche de Yucatán indicando la posición geográfica y estratégica de Cuba como llave del Golfo de Méjico.

En el cuartel inferior de la izquierda se dibuja un valle de paisaje cubano en cuyo fondo se levanta la palma real, tras la cual se observan dos montañas y celajes. En el cuartel inferior derecho aparecen tres bandas azules sobre un campo blanco que simbolizan igual que en la bandera, los tres departamentos de Oriente, Centro y Occidente, en que desde 1827 estaba dividida militarmente la isla. El escudo se completa con un haz de varas y un gorro frigio coronando todo.

De acuerdo con la idea anexionista que animaba el escudo, la copa de la palma estaba circunvalada por trece estrellas que también se exhibían en el gorro frigio rememorando así las primitivas trece colonias norteamericanas. En su primera versión, las pencas de la palma estaban pintadas con aspecto mustio. A la derecha del escudo aparecía la bandera de los Estados Unidos y una bandera utilizada en la conspiración de la Mina de la Rosa Cubana a la izquierda. El escudo se sobrecargaba además con trofeos militares como un machete, espadas, cañones, fusiles, clarines, tambores, etc …

En el número 121 del periódico La Verdad aparecen imágenes de este escudo que tuvo en lo sucesivo una evolución constante. La Junta Cubana lo imprimió en forma ojival pero solo con dos cuarteles, uno superior de color rojo con una estrella y otro inferior con tres franjas azules verticales en campo blanco. Llevaba la inscripción: Junta Cubana, 19 de octubre de 1852. Estaba coronado por un gorro frigio sostenido por un grueso haz de varas. Se hicieron otras variantes sin el gorro y con la inscripción: Cuba Libre y el propio Teurbe Tolón diseñó al menos cuatro versiones más. La revista El Veterano de La Habana publicó el 12 marzo de 1911 una versión en la que la palma real aparece airosa y en su copa no hay estrellas. A su izquierda aparece la la bandera de la estrella solitaria aunque se mantiene la norteamericana a la derecha.

En la portada del Himno Patriótico Cubano, escrito por el hijo de Narciso López se publicó también otra versión sin gorro frigio, con tres cuarteles, las franjas a la derecha de color rojo. Aparecen las estrellas alrededor de la palma y en la parte inferior lleva una corona de hojas  anudada con un pequeño lazo rojo en cuyas cintas pone: Patria y Libertad.

La revolución de 1868 liberó el escudo de las miras anexionistas y a partir de la Asamblea de Guáimaro se usaría el escudo con la palma real con las guarniciones de la bandera de la estrella solitaria. El gorro frigio aparece con la punta mirando hacia la izquierda y varias armas asomando. Del escudo de la palma real quedaron eliminados los vestigios neocoloniales. Ya no hay crepúsculo de un sol poniente hundiéndose en el horizonte sino el sol naciente de la nueva Cuba.

fleuron

Anuncios

Acerca de almejeiras

Me gusta Cuba y por eso hago este blog.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s