Así hablan los cubanos

Estimado lector que rozas la suave y policromada pluma del Tocororo: Una de las cosas que enseguida me llamó la atención al llegar a Cuba fue la forma de hablar característica de su población no solamente por su acento inconfundible sino por su vocabulario. El taxista que me llevaba al hotel dijo que no encontraba sus “espejuelos” y que su “carro”, aunque era viejo, tenía  “tremendo motol”.

La verdad es que me encantan las lenguas, sus pormenores, las etimologías, los acentos, los refranes …. Lamentablemente mi formación académica está muy alejada de estos temas pero eso no impide que me interesen. Como decía Terencio: “Soy humano y nada de lo humano me es ajeno”.

Sirva esta introducción para aclarar que he tenido que buscar alguna documentación al respecto para poder decir algo con cierto fundamento. Es evidente que la lingüística no emanó de mi cabeza pero he quedado complacido y he aprendido mucho buscándola.

Y como el tema pudiera ser demasiado denso o aburrido para algún lector, y aprovechando que  el Pisuerga pasa por Valladolid y el Almendares por La Habana, pensé que resultaría bien combinarlo con un toque musical hablando también del cantante universal, Bola de Nieve. Espléndida forma de oir hablar a un cubano de pura cepa. Es como poner una ramita de menta en el mojito.

El español cubano es la variedad del idioma español empleado en Cuba. Es un subdialecto del español caribeño con pequeñas diferencias regionales, principalmente de entonación, entre el occidente y el oriente de la isla.

La historia del español cubano es muy importante para entender el desarrollo inicial de los diversos dialectos hispanoamericanos. Cuba, junto a la República Dominicana y Puerto Rico, fueron los primeros territorios americanos que recibieron colonos españoles y desde donde se realizaron las primeras expediciones al continente. En el pasado, muchos colonos españoles se asentaban en las Antillas antes de trasladarse definitivamente al territorio continental, con lo que el habla de estas personas adoptaba, en mayor o menor medida, algunas características lingüísticas del área caribeña.

Estos rasgos caribeños del español fueron aquellos exportados por las primeras oleadas de emigrantes españoles, la mayoría de los cuales era de origen andaluz y canario, factor que explica la afinidad del español caribeño con el meridional de España. El seseo (indistinción de “caza” y “casa”) así como la debilitación de la -s final, la -n final velarizada, la j suave o la inexistencia de vosotros son rasgos lingüísticos que hermanan la zona antillana con el español de tipo sevillano o meridional.

La independencia tardía de Cuba y la fuerte emigración española del siglo XIX (en 1850 la mitad de los cubanos habían nacido en la península) pudo haber tenido consecuencias lingüísticas importantes en el habla isleña, pero a lo largo del siglo XX el hablar cubano tradicional ha ganado la partida a la influencia peninsular, en parte porque aquellos emigrantes españoles tenían origen muy diverso (gallegos, catalanes, asturianos, andaluces, canarios) y sus rasgos dialectales no eran homogéneos: los gallegos y catalanes, que hablaban gallego y catalán como primera lengua, tenían un dominio medio del español castellano como segunda lengua, y cuando se establecían en Cuba adquirían los patrones lingüísticos de la isla.

Los asturianos tampoco hablaban castellano estándar sino que usaban diversos dialectos asturleoneses muy diferentes al español, por lo que al adoptar la lengua española en Cuba aprendían el dialecto local. Por último, la emigración andaluza y canaria, sólo podía reforzar la raíz meridional del hablar cubano. La presencia castellana, pese a no ser anecdótica, no era la suficiente para alterar la esencia del hablar isleño, aunque durante el siglo XIX y principios del XX no fue infrecuente en Cuba la presencia de hablantes que articulaban la interdental en “caza” o usaban el pronombre “vosotros”.

Dentro del español cubano también existen exotismos que dicen provenir de los esclavos africanos (en este caso se llaman africanismos como la palabra Ballú,) traídos a América después de la extinción de los taínos. Sin embargo, al igual que los pocos taínos que quedaron en la isla, los esclavos africanos dejaron sus huellas en el lenguaje local.

Como en el resto de la Antillas, la influencia lingüística de los primitivos indígenas americanos mantiene aún una cierta presencia en el español de Cuba (sirvan de ejemplo palabras empleadas sobre todo en el registro coloquial o en la designación de realidades específicas cubanas como: ajiaco, anón, aura, bajareque, batey, bejuco, bohío, caimán, caney, cimarrón, comején, curiel, cutara, guagua, guajiro, guanábana, guanajo, guararey, guayaba, güije, güira, jíbaro, jimagua, jutía, mamey, mambí, mangle, manigua, seboruco, titi, tocororo, totí, yagua, yuca … además de aportaciones léxicas comunes al español general o incluso a otras lenguas como ají, barbacoa, cacique, canoa, caoba, cayo, huracán, maíz, manatí, maracas, papaya, sabana, tabaco, tiburón…).

El exterminio o los matrimonios mixtos borraron cualquier huella de la población indígena precolombina (taínos). A la desaparición de los primitivos habitantes de la isla se unió la llegada de miles de esclavos provenientes de África. A mediados del siglo XIX el número de africanos en Cuba era altísimo, sólo comparable al porcentaje existente en Santo Domingo (donde la población blanca era una minoría). Se cree que el intercambio de /l/ y /r/ (mejor > mejol, caldo > cardo), la geminación de /r/ más consonante (cerdo > ceddo, puerta > puetta) o la entonación del cubano podrían ser de origen africano, aunque ninguna de estas hipótesis ha sido lo suficientemente comprobada (el intercambio de /l/ y /r/ se encuentra en Murcia y en zonas aisladas de Andalucía y la entonación cubana es semejante a la de zonas de las Canarias y Andalucía).

Del idioma español hablado y escrito en Cuba salen los cubanismos. En el español de Cuba han influido muchas lenguas a través de la historia. Entre las influencias lingüísticas más marcadas en el dialecto del español de Cuba están el inglés, el francés y el ruso.

El español cubano comparte la mayoría de las características del español caribeño, entre las que podemos destacar:

Predominio del tuteo o trato de tú, si bien existe algún resto de vos (vos hablái) en el oriente de la isla. El pronombre de respeto usted es usado según la norma panhispánica. Denota respeto y distancia entre los interlocutores, pero igual que ocurre en España se observa una pérdida de terreno de usted en beneficio de tú que es sentido como más igualitario y sin la carga jerárquica que tiene usted.

El pronombre de segunda persona vosotros es desconocido en el habla cubana actual, aunque su uso no era desconocido en el siglo XIX debido a las grandes emigraciones desde España.

Como en la República Dominicana y Puerto Rico, es común la inserción redundante de los pronombres sujeto en la oración: Susana dice que mañana ella no va a venir.

Tal vez relacionado con la anterior, en las preguntas los sujetos se colocan delante del verbo: ¿Cómo tú estás?, ¿Dónde ella va? en lugar de darse la inversión verbo-sujeto del español general: ¿Cómo estás (tú)?, ¿Dónde va ella?

El uso de los pretéritos indefinido (él fue) y compuesto (él ha ido) se resuelven según la norma predominante en América latina y en zonas occidentales de España (Canarias, Galicia, León, Asturias), es decir, el pretérito indefinido se usa siempre que una acción tiene lugar en un momento anterior por reciente que ésta sea: ¿Qué pasó? Oí un rayó. (España: ¿Qué ha pasado? He oído un rayo.). El pretérito perfecto compuesto se reserva únicamente a una acción cuya vigencia se extiende al momento presente: he trabajado aquí todo el día (el día aún no ha concluido).

La sintaxis cubana tiene muchos rasgos de las lenguas africanas que llegaron a la isla en el siglo XVII con la llegada de los esclavos y debe mucho al Yoruba de Nigeria. Las características distintas de su sintaxis incluyen:

La inversión del orden básico en las formas interrogativas

¿cómo tú estás? en vez de ¿cómo estás (tú)?

¿qué tú crees? en vez de ¿qué crees (tú)?

¿cómo tú te llamas? en vez de ¿cómo te llamas (tú)?

El español cubano tiene seseo y no distingue el fonema castellano interdental de “caza” del sibilante de “casa”. La pronunciación de “cocer” y “abrazar” con interdental no fue desconocida entre algunos hablantes cubanos hasta principios del siglo XX, bien porque habían nacido en España o porque eran cubano-españoles de primera generación o bien por haber nacido en zonas de fuerte presencia española. Hoy en día esta pronunciación está obsoleta si bien es conocida por los hablantes de más edad de ascendencia española.

Pérdida de la /d/ intervocálica en un gran número de contextos: perdi(d)o, gana(d)o, de(d)o, mone(d)a, como sucede en buena parte del habla coloquial española del sur de la península.

La /s/ postvocálica o final se desvanece en el habla cotidiana de los cubanos: los tomates > lo tomate, basta > bata, a veces esto genera una pequeña aspiración o alargamiento vocálico: bosque > bohque. Fuera del habla formal la caída de la -s es casi tan frecuente como en Santo Domingo o Andalucía.

Cuba es hoy completamente yeísta, esto significa que la ll se articula como y. Los cubanos no distinguen “pollo” (ave) de “poyo” (asiento) ni “cayó” (de caer) y “calló” (de callar). Pese a que el yeísmo es antiguo en la zona caribeña (no existe ningún resto de ll (elle) ni testimonios de conservación reciente). La ll (elle) fue usada normalmente por multitud de españoles emigrados durante el siglo XIX si bien no existe ningún testimonio de esta articulación en la actualidad (en el siglo XIX el yeísmo era aún minoritario en España y su extensión estaba limitada a zonas urbanas de Andalucía).

En la región occidental del país, especialmente en La Habana y Matanzas, es característica la asimilación de la /r/ a la consonante que sigue: cab-bón por carbón, ad-dentía, por ardentía, ag-golla por argolla, etc. Esta pronunciación geminada de los grupos consonánticos existe asimismo en parte de la República Dominicana y Caribe colombiano, y su origen ha sido asociado al substrato africano presente en la ribera caribeña.

Otro rasgo peculiar del cubano y que se encuentra en el resto del español antillano es el intercambio de /l/ y /r/ implosivas. Según esta regla, “alma” se pronuncia “arma”, y a su vez “arma” se oye como “alma”. A veces, más que un intercambio de estas consonantes, lo que se observa es una pronunciación indistinta o mixta de /l/ y /r/ en un sonido que empieza como una /r/ débil seguida de /l/.

También es característica de las Antillas la articulación ensordecida de la /rr/ múltiple en “rata” o “barra”. Esta pronunciación, que no es general y aparece más en zonas orientales de la isla, ensordece la /rr/ que suele adoptar una pronunciación doble o bifonemática, empezando por una aspiración faríngea [h] seguida de una vibración [rr], algo así como “pejrro” por “perro”, “jrrío” por “río”, con una “j” muy suave. En algunos pocos hablantes esta articulación aspirada de /rr/ alterna con otra de tipo velar, como la “j” fuerte del español de España o algo así como la /R/ francesa, aunque estas rr velares no tienen la extensión que alcanzan en el español popular de Puerto Rico.

————————————————————————————————————-

BOLA DE NIEVE

Bola de Nieve es el nombre artístico de Ignacio Jacinto Villa y Fernández, nació en Guanabacoa en 1911 (falleció en Méjico en 1971).

Se dice que su apodo lo inventó Rita Montaner en una noche de espectáculo en el habanero Hotel Sevilla en 1930 o 1931, cuando la acompañaba al piano en “El manisero” y “Siboney”. Dicen que a Ignacio le molestaba el apodo que tenía cuando aún no era famoso y tenía que esperar ante el Teatro Carral para sustituir al pianista de la función cuando éste faltaba, o bien para acompañar los filmes mudos que por entonces allí se proyectaban. Los muchachos del barrio se burlaban de él y lo llamaban “Bola de Fango” y “Bola de Trapo”. No obstante fue realmente Rita Montaner quien hizo popular el apodo, que se vio por primera vez escrito en público en Méjico, cuando la cantante hizo que pusieran en el cartel de presentación: “Rita Montaner y Bola de Nieve”.

Fue una de las figuras artísticas más singulares e importantes de Cuba de todos los tiempos, trascendió universalmente con sus canciones e interpretaciones la música popular cubana de inspiración folclórica. Se amamantó en las más arraigadas tradiciones musicales de su país y de su entorno afrocaribeño, vivió por y para la música, y fue un mensajero privilegiado de la identidad afrocubana, aclamado en todo el mundo. Representante genuino de ellas, difundió  la  dignidad  de  la  cultura  y  costumbres  propias  de  los  descendientes  de  esclavos.

Nació  y se crió en una ciudad de arraigadas tradiciones folclóricas y musicales, cuna también de su mentora y paisana, Rita Montaner, y de Ernesto Lecuona, con los que trabajó fructíferamente desde muy temprano. Se dedicó a la música por vocación (aunque también quiso estudiar pedagogía, filosofía),  y por necesidad. En realidad estudió música y se dedicó a ella para sobrevivir  en  medio  de  la  crisis  que  trajo  la  dictadura  de  Gerardo  Machado.  Ignacio  Jacinto, llevaba la música en los genes, pues su madre, era hija de ñáñigo y criada entre congos y carabalíes y era heredera de la tradición oral de las canciones criollas y de los bailes afrocubanos (rumba y yemayá).

Los ñáñigos son miembros de una sociedad secreta Abakuá de origen negro africano. En Cuba se oye con frecuencia la expresión: “Aquí el que no tiene de congo tiene de carabalí” para aludir a que todos tienen rasgos de la raza negra, pues tanto congos como carabalíes son negros.

 Congo es la etnia procedente del antiguo reino del Congo y también de la cuenca del río Congo. Los congo, junto con los angola, introdujeron en Cuba los fundamentos de los complejos religiosos Palo Monte, también llamados Palo Congo. La etnia carabalí eran los negros provenientes de la costa de Calabar en el sur de Nigeria, de donde partieron miles de esclavos a fines del siglo XVIII y la primera mitad del XIX.

En ese ambiente de danzas, babalaos y fiestas del bembé fue creciendo el futuro Bola de Nieve. Desde su clamorosa acogida en 1933, con 22 años, junto a Rita Montaner, en el legendario Teatro Politeama de la Ciudad de México, ya no dejaría de cosechar éxitos en los escenarios de todo el mundo, popularizando e internacionalizando canciones inspiradas en el folclore cubano, o compuestas por él mismo y por autores como Lecuona o los hermanos Grenet (Eliseo y Nicolás). Junto con músicos como éstos, y con poetas como Nicolás Guillén, cuyos poemas cantó, adoptando también las formas de hablar de los negros y trascendiéndolas artísticamente, sus canciones contribuyeron a valorar la identidad, dignidad cultural y las costumbres de los afrocubanos y a la aceptación de la negritud como parte genuina de la cultura cubana.

 Bola de Nieve popularizó internacionalmente canciones como “Vito Manué, tú no sabe inglé”, “Mama Iné”, “El manisero”,  o “Drume negrita”. Esta última canción es una nana deliciosa que el cantante interpreta de forma enternecedora y que dice:

Mamá a la negrita,

se le salen los pies

en la cunita

y la negra Mercé

ya no sabe qué hacer.

Tú drume negrita

que yo v´a comprar

nueva cunita

que va a tener capité

que va a tener cascabel.

Si tú drume

yo te traigo un mamei

muy colorao

y si no drume

yo te traigo un babarao

que da pau pau.

Tú drume negrita

que yo v´a comprar

nueva cunita

que va a tener capité

que va a tener cascabel.

Si tú drume

yo te traigo un mamei

muy colorao

y si no drume

yo te traigo un babarao

que da paupau.

Tú drume negrita

que yo v´a comprar

nueva cunita

que va a tener capité

que va a tener cascabel.

que va a tener cascabel.

Se trata de una nana dulce y risueña, no exenta de cierta ironía simpática, y con una letra sencilla cuyos rasgos fonéticos, además de reflejar la dicción del habla de los negros cubanos, vuelven a coincidir bastante con aspectos generales del habla cubana popular.

En esta canción se observan:

Reducciones o eliminaciones: Mamá (a) la negrita, yo va(voy a) comprá, que va (a) tené capité ‘capitel’. Debilitamiento de consonantes implosivas, desde la aspiración a su desaparición: cahcabé ‘cascabel’, Mesé ‘Merced’ / ‘Mercedes’, hasé ‘hacer’, comprá ‘comprar’, tené ‘tener’, capité ‘capitel’. Y, por supuesto el seseo (Mesé, hasé).

Más novedosos resultan, aunque pocos, los aspectos morfológicos que, evocación del habla de los negros de antaño, refleja esta breve canción, como la presencia del pronombre sujeto (yo, tú) y la alteración de la morfología verbal en algunos casos significativos: (Yo) va ‘voy’ (3ª persona por 1ª); (Tú) drume ‘duerme’ (imperativo) y (si tú) drumi ‘duermes’ (presente) que presentan metátesis de r y reducción del diptongo ue >u.

Pero, de nuevo, hay que señalar, en particular, tres casos de tipo léxico y cultural: las voces mamey y babalao,  junto con la expresión paupau.  El primero, por tratarse de un término específico, (tainismo) referido al fruto del árbol homónimo que el hablante promete como regalo. El segundo aún resulta más significativo en el conjunto e ilustrativo del componente cultural de origen africano, aunque ya acriollado. En principio, el babalao  (babarao o  babalawo)  es el santero, máxima autoridad del clero lucumí, sacerdote de Ifá y representante de Orula en la tierra. En la teogonía yoruba, hijo del dios Orula u Orúnmila, heredó de su padre el don de la adivinación. Expresa sus oráculos con la ayuda de una especie de rosario (okpelé, okuelé, ekuelé) y puede leer el Tablero de Ifá. Al parecer, los étimos de la palabra proceden del yoruba: babá ‘padre’ + awó ‘secreto’.

En los oficios rituales los babalaos suelen vestir de blanco y algunos llevan un pequeño látigo, hecho de una rama o cuje del igdobu, con el que golpean al neófito. Por lo tanto, a la luz de estas referencias, el sentido de la amenaza infantil que se va a concretar en paupau  es deducible: significaría ‘pegar’. Su origen no está claro. Hay quien lo relaciona con unn palo pero en algún otro contexto aparece referido al golpeteo que a veces se da a los recién nacidos para que rompan en llanto y respiren adecuadamente. En cualquier caso, en este contexto, el babalao equivaldría, más o menos, al misterioso y atemorizador coco (cocón) de los niños.

Drumi Mobilahttp://k005.kiwi6.com/hotlink/1hqpu3h43u/drumi_mobila.mp3%20

Mesié Julián

La flor de la canela

La vie en rose

Y de propina por ser 1 de mayo, cosas de cubanos:El Cubano no corre: Echa un patín.
El Cubano no es infiel: Pega los tarros.
El Cubano no se sube: Se encarama.
El Cubano no habla mucho: Mete tremenda muela.
El Cubano no se enamora: Coge tremendo metío.
El Cubano no es pícaro: Es candela.
El Cubano no es inteligente: Es un filtro.
El Cubano no se emborracha: Coge nota.
El Cubano no es niño: Es fiñe. Es chama.
El Cubano no consigue: Resuelve, mete el pie, engancha.
El Cubano no es un experto: Es un bárbaro, un salvaje, una fiera, un animal.
El Cubano no se baja: Se apea.
El Cubano no cae: Se destimbala.
El Cubano no te golpea: Te rompe la siquitrilla.
El Cubano no baila: Echa un pie.
El Cubano no es haragán: No dispara un chícharo.
El Cubano no se equivoca: Se enreda
El Cubano no se muere: Canta el manicero, guinda el piojo.
El Cubano no tiene obsesiones: Tiene matraquillas.
El Cubano no se enferma: Se pone maluco.
El Cubano no tiene hambre: Está partío.
El Cubano no pasa hambre: Se come un cable.
El Cubano no es pobre: Esta arrancao, esta pelao.
El Cubano no está delgado: Es un güin, un esqueleto rumbero.
El Cubano no se vuelve loco: Se desconchunfla, tiene guayabitos en la azotea, le patina el coco.
El Cubano no se cansa: Se desguabina, se desmondinga.
El Cubano no ignora a alguien: Lo tira a mondongo.
El Cubano no es culto y lector: Es una polilla.
El Cubano no dice “toca mal el piano”: Dice “machaca las teclas”
El Cubano no crea confusión: Forma un arroz con mango.
El Cubano no es ostentoso o pretencioso: Se da lija.
El Cubano no conquista a una mujer: Liga a una jeva.
El Cubano no dice “come despacio”: Dice “¡¡¡Respira niño!!!”
El Cubano no tiene una novia delgada: La novia es un bacalao o un pestillo.
El Cubano no dice “me la has puesto difícil”: Dice “Me la pusiste en China”.
El Cubano no te dice que hiciste algo excepcional: Te dice “Te la comiste!”Y para terminar en “cubano” :
!! CHIRRIN-CHIRRÁN … este cuento se ha acabao ¡¡

Referencias bibliográficas:

LA HUELLA AFRICANA EN EL ESPAÑOL CARIBEÑO A TRAVÉS DE MOJANA,

DRUME NEGRITA Y SALUDO CHANGÓ.

ENRIQUE BALMASEDA MAESTU

Universidad de La Rioja

Para saber más:

ALEZA IZQUIERDO, M. y ENGUITA UTRILLA, J. M. (2002): El español de América: aproximación

sincrónica, Valencia: Tirant lo Blanch.

ALVAR, M. (1996): Manual de dialectología hispánica. El español de América, Barcelona: Ariel.

BETANCUR ÁLVAREZ, F. (1993): Sin clave y bongó no hay son, Medellín: Universidad de Antioquia.

BOLÍVAR, N. (1997): “El legado africano en Cuba”, Papers, 52, 155-166. Publicación electrónica en: http://ddd.uab.es/pub/papers/02102862n52p155.pdf

CABRERA, L. (1986 [1957]): Anagó: Vocabulario lucumí (El yoruba que se habla en Cuba), Miami:Universal.

Anuncios

Acerca de almejeiras

Me gusta Cuba y por eso hago este blog.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Así hablan los cubanos

  1. Gerónimo Horacio Pabón (Yaguayuca) dijo:

    Me encanta el comentario, y quisiera intercambiar conversaciones.

  2. Las palabras tienen vida tal como ocurre con los seres humanos, nacen, crecen, llegan a su explendor y fenecen ( pasan al archivo de la memoria.) la ciencia que se ocupa de ellas es la Filologia,( No soy filologa) asi que, cuando escuchemos alguien hablar diferente estudiemos sus raices y su historia en el tiempo. me encanta el acento cubano asi como el modo de hablar de todos los pueblos andinos que mas conozco y pertenezco.. Muchas gracias al Sr. Geronimo Horacio Pabon..por ilustrarnos….

  3. Daniel dijo:

    que significa SALUDE …. Mirando Celia , el padre lo dice seguido

  4. Remy dijo:

    Muy interesante la búsqueda que hiciste.
    Sou brasileño y estudiante de letras-español. Estoy haciendo un trabajo sobre el español cubano.
    Usaré muchas de las informaciones que compartiste.
    Muchas gracias
    =)

    • almejeiras dijo:

      Estimado Remy: Muito obrigado pelo teu comentario na Pluma do Tocororo. Eu fico a 30 km da fronteira portuguesa e posso falar en “portunhol”.
      Quedo muito compracido. Cumprimentos a voçé.

  5. Orlando dijo:

    Soy cubano residente en Galicia y me ha gustado mucho el tema de tu blog, de lo más completo que he encontrado googleando un poco. Aunque no me siento identificado con la mayoría de los cubanismos que mencionas. Nací y crecí en la provincia de Camagüey y nuestro acento queda un poco entre el de la zona occidental y la oriental, pronunciamos las r y no las cambiamos por l como en parque en vez de pacque o palque (en la Habana) o decimos Héctor en vez de Heto (en Santiago de Cuba). Me hubiese gustado saber un poco más de donde viene la influencia del castellano de mi provincia, bastante diferente al resto de la isla. Gracias por su investigación.
    Saludos desde Coruña.

    • almejeiras dijo:

      Estimado amigo Orlando: Te agradezco mucho que hayas leído mi blog sobre Cuba y que hayas hecho tu comentario. Me gusta mucho y te invito a que leas otros artículos que hay en él.
      En realidad solo es una recopilación de la información que fui tomando en la red y de mis viajes a la Isla.
      Un saludo cordial

  6. Santiaguera dijo:

    Me gustó mucho la entada del blog, lástima que lo encontré varios años después de publicado…lo digo porque hubiese sido más dinámico, en su momento más reflexiones colectivas…la verdad solo una vez en mi vida escuche a una profesora, ni se de que universidad, hablar de las diferencias regionales del español en Cuba (en la televisión nacional) y leyéndolos me doy cuenta de que es toda una ciencia…y una muy interesante por cierto.
    Yo soy Cubana y fan del buen decir, uno de mis entretenimientos desde niña es leer el diccionario, jaja.
    En Cuba hay una polémica de quién habla bien y quien habla mal (regiones) y de quién “canta” y quien no. Por suerte la mayoría de los medios usan un acento neutro.
    Desde mi perspectiva (soy oriental, Santiaguera y estudie en la universidad en La Habana), los que mejores hablan son los camagueyanos y los tuneros, porque pronuncian bastante bien y tienen un acento más neutro. De nuevo según mi experiencia no lingüística, Los que peores hablan los guantanameros por palabras como “naiden” por nadie, o habianos, comianos, trabajá. No son todos, pero varias personas que he conocido hablan así.
    Diferencias de vocabulario:
    La Habana (occidente) Santiago (oriente)
    Tamal hallaca o hayaca,
    Mamey colorado zapote
    chancleta cutara
    platanitos (fruta banana) guineo
    puerco, cerdo macho, cerdo
    sillón balance
    plátano burro fongo
    plátano macho plátano
    fruta bomba papaya o fruta bomba
    cubo balde (solo las personas más mayores
    dinero plata
    Creo que solo son variantes del mismo idioma, nosotros no decimos “vosotros” pero sabemos que significa y no nos burlamos de los que hablan diferente.
    Saludos

    • Santiaguera dijo:

      Olvide completar la idea de los que peores hablan entre los que incluyo a los habaneros, por lo que hacen con las letras intervocálicas como la r y sobre todo por su intolerancia con las maneras de decir de los demás, algunos se burlan de como hablan los de otras regiones y no “reconocen” vocablos como los de los ejemplo. Otro saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s