La finca de los monos

Dedicado a mi compañero y sin embargo amigo J. L. Escudero, muy aficionado a la primatología (estudio científico de los primates).

Él me habló de la finca de los monos que inspiró esta entrada. ________________________________________________________________

Estimado lector que rozas una vez más la suave y policromada pluma del Tocororo:

La Finca de los monos es un lugar situado en el reparto Palatino del municipio habanero del Cerro, que hoy es una referencia sin importancia en el tránsito por la Calzada de Santa Catalina. Se trata de un sitio prácticamente olvidado pero en su época fue tan importante que según un autorizado científico norteamericano de la época, allí ocurría “el experimento antropológico más grande jamás realizado”.

Antes de llamarse “Finca de los monos”, se llamaba “Las Delicias”. Tenía siete caballerías de tierra (antigua unidad de superficie) y fue adquirida el 26 de marzo de 1873 por don Pedro Nolasco González Abreu, padre de la insigne patriota Marta González Abreu de Estévez y de Rosalía Paula Caridad de la Luz González Abreu y Arencibia. Esta última mujer fue dueña de una enorme riqueza. Sus recursos, su filantropía y su amor a los animales dieron como resultado la asombrosa colección de animales que reunió en los terrenos que habían sido de su padre.loros

Durante más de treinta años los primates vivieron en la finca de Palatino, hasta la muerte de la señora González Abreu. Después fueron a parar a la Carnegie Institution.

Famosa sobre todo por su colección zoológica, doña Rosalía fue una mujer generosa y compartió su fortuna en obras de caridad que sostenían orfanatos en La Habana y Santa Clara, además de otras donaciones a instituciones educativas hechas a la causa independentista durante los últimos años de la etapa colonial.

Rosalía González-Abreu Arencibia nació en Santa Clara el 15 de enero de 1862, dentro de una familia que se destacaría por su carácter benefactor. Sus padres son: Pedro Nolasco González-Abreu Jiménez natural de Santa Clara, rico hacendado azucarero de la zona y Rosalía Justiniana Arencibia Plana, también nacida en la misma ciudad e hija de una acaudalada familia. Es la tercera y última de las hermanas Abreu. Las otras dos son: Rosa yrosalia Marta.

Fue educada en los Estados Unidos y en 1883 viaja a Francia con su hermana Rosa y el esposo de ésta, donde conoce al joven Domingo Sánchez de Toledo que estudiaba medicina y con el cuál, al poco tiempo, contrae matrimonio el 23 de julio de ese mismo año. Regresando a la Habana después de graduarse Sánchez. La pareja tuvo cuatro hijos: René que murió de pequeño en un accidente en el baño, Juan que falleció durante la batalla del Marne en la primera guerra mundial, al volcarse el automóvil en que transportaba heridos.

Pedro y Rosalía vivirían hasta edad bastante avanzada. Rosalía al igual que sus padres y hermanas se caracterizaría por su desprendimiento para con los más desposeídos tanto en su ciudad natal como en la Habana donde fijó residencia.

El 18 de octubre de 1882 falleció Rosalía Arencibia, madre de las Abreu, en la Habana, a la edad de 56 años. El padre había fallecido anteriormente, también en la Habana, el 26 de febrero de 1876 con 64 años. La herencia asciende a 1.643.895 pesos para cada hermana en bienes y dinero.

Entre sus donaciones más significativas se encuentran:

-En Santa Clara la suma de 30.000 pesos para el sostenimiento de las escuelas para niños pobres y la de niñas pobres “San Pedro Nolasco” (1882) y “Santa Rosalía”(1885) así como el asilo “San Pedro Nolasco”(1883), A la vez que contribuye de conjunto con Marta y Rosa en el sostenimiento de la escuela para niños de color “La Trinidad”(1884) y la erección del Obelisco a los padres Conyedo y Hurtado (1886) en el parque de la ciudad.

-Entrega, al igual que sus hermanas de 666 pesos para la construcción del edificio donde se celebraría en 1889 la “Feria Exposición” para conmemorar el bicentenario de la fundación de la ciudad.

-En 1885 contribuyó a mejorar el edificio del hospital “San Juan de Dios, regaló cien camas con sus correspondientes mudas de ropa y atendió especialmente a la sala de partos y la reforma de la sala de operaciones.

-En 1890 donó al hospital “San Lázaro” 500 pesos que fueron repartidos entre los enfermos, así como ropas, camas y medicamentos.

-En 1894 Rosalía donó 2.400 pesos para la construcción del Convento de los Reverendos Padres Pasionistas que más tarde al reconstruirse el Templo del Buen Viaje se suscribió con 1.500 pesos.

Durante la revolución del 95 Rosalía residía en París Francia, donando al Partido Revolucionario Cubano 20.000 pesos y su esposo 15.000 francos equivalentes a 3.000 pesos y además ella enviaba una cuota mensual a la cocina económica existente en la ciudad durante la reconcentración, siendo los envíos remitidos al padre Chao, responsable de la misma. Por esta época y posteriormente mandó donativos al “Hospital de Viruelas” y al hospital de “San Juan de Dios”.

Al concluir la contienda regresó a Cuba y vivió en la Habana donde en 1899 hizo un donativo al hospital “Nuestra Señora de Las Mercedes” específicamente para habilitar una sala de partos de 25 camas, la dotó de instrumentos, ropas, ropa de cama, muebles y otras cosas. En 1900 hizo un donativo a la Casa de Beneficencia y Maternidad de la capital de 5.000 pesos.

En la República mantuvo en su residencia del Cerro, una escuela para niñas pobres a cargo de la Reverendas Madres de la Orden del Amor de Dios. Al enterarse que se proyectaba, a finales de los años veinte, la edificación de una Catedral en Santa Clara, participó con una importante suma.

El 3 de noviembre de 1930: Rosalía Abreu falleció en la Habana. Antes, el 20 de mayo de de 1928, había fundado con su capital una Escuela Técnica – Industrial para Mujeres en Rancho Boyeros, la Habana, según el decreto 837. Al ser inaugurada se le puso su nombre en justo homenaje.

En Santa Clara en la Casa de la Ciudad, se exhibe un cuadro de Rosalía dentro de la colección de Figuras Ilustres como grato recuerdo de su persona.

No es de extrañar que en La Habana de las primeras décadas del siglo XX, fueran muchos los comentarios que corrían de boca en boca sobre la llamada finca de los monos, perteneciente a Rosalía Abreu.

Se decía que aquella fabulosa mansión en forma de castillo, situada en el Cerro,  guardaba más de un misterio pues los simios que allí habitaban eran tratados casi como personas.

Cierta o no la historia, aquellos animales, a la vez que mascotas, fueron convirtiéndose, en el lapso de tres décadas, y gracias al empeño de la acaudalada señora, en objeto de profundos estudios científicos.

En la finca Las Delicias, como se llamaba en principio, se lograron establecer tres generaciones de simios que, por su importancia, fueron visitados por especialistas de Cuba y del extranjero.

En 1924, el doctor Robert Yorkes, de la Universidad de Yale, presidió una comisión de la Carnegie Institution, y para sorpresa de quienes hacían burla de la dama, declaró que éste era el experimento antropológico más grande jamás realizado, sólo comparable a las observaciones de Burton acerca del lenguaje de los monos.

Rosalía Abreu  adoraba a los animales y le interesaba mucho el estudio de su comportamiento. Afirman que en  su vasta propiedad había también colecciones de cacatuaguacamayos, papagayos, canarios, pavos reales, gallos japoneses, ciervos, osos, conejos, caballos, perros, gatos y un pequeño elefante llamado Yumbito.

Su interés por los monos comenzó a fines del siglo XIX, cuando en un viaje al sur de Francia, adquirió una macaca, la que junto a un orangután, oriundo de Filadelfia, constituyeron  los primeros ejemplares de lo que sería su asombrosa colección, que incluyó a más de doscientos monos, gorilas, orangutanes, chimpancés y otras muchas especies, que  despertaron entre los cubanos curiosidad, temor, burla, y hasta más de un comentario perverso. El que esto escribe ha oído decir que los monos estaban vestidos y se empleaban como sirvientes e incluso uno de ellos hacía el papel de chofer aparte de otros comentarios aún peores que el lector puede imaginar si tiene una mente maliciosa. Las fantasías de la gente fueron creciendo y se decía que había monos amaestrados desde el tamaño de una rana hasta el de un hombre. Lástima que todo esto haya podido empañar las intenciones científicas de Doña Rosalía cuya colección pasó al fallecer a la Carnegie Institution por su propia voluntad.

Lo que más asombra de su famoso experimento, fue la historia de Anumá, chimpancé procreado y dado a luz en cautiverio, suceso que tuvo lugar en la finca de los monos, el 27 de abril de 1915.

 Anumá era hijo de Jimmy y Cucusa, dos de los chimpancés predilectos de su ama. Al nacer medía 53 centímetros de talla y 35 de circunferencia craneana, con un perímetro toráxico de 37 centímetros. A los diez años era corpulento, con la estatura aproximadamente de un hombre.

Creció entre ternuras y halagos. Se mostraba gentil y amistoso, aunque algo malcriado por ser uno de los preferidos de la colonia. Acaso este rasgo de su conducta lo perdió.

En una ocasión Anumá extremaba sus majaderías, y fue regañado por un guardián llamado Juan Lezcano, pero el chimpancé hizo caso omiso de sus palabras, y siguió con sus travesuras.

Para amenazarlo el tal Lezcano introdujo su mano izquierda en la jaula, momento que aprovechó Anumá para, de una mordida, arrancarle dos dedos al custodio, quien, aterrado, sacó su arma y le disparó.

La bala, aunque se introdujo en un costado del cuerpo del animal, no interesó órgano vital alguno, pero con el paso del tiempo, fue avanzando hasta situarse próxima al corazón. Dos años después fue intervenido quirúrgicamente, y murió como consecuencia de la anestesia.

Así terminó sus días Anumá, chimpancé procreado y dado a luz en cautiverio, nacido un día de 1915, en la finca de los monos de doña Rosalía Abreu, como parte de un experimento de alto valor científico, y sobre el que , sin embargo, se tejió más de una leyenda.

Incluso hoy se dice que en esa misteriosa edificación con forma de castillo, allá en el Cerro, en las noches de luna llena se pueden percibir las sombras de unos monos bailando un vals en honor a su benefactora.orangutan

El doctor Robert Mearns Yerkes, de la Universidad de Yale, presidente de una comisión de la Carnegie Institution, en 1924 declaró que “la quinta de los monos” de Doña Rosalía Abreu, era el experimento antropológico de mayor envergadura jamás cometido, después del estudio del lenguaje de los monos. Doña Rosalía había conseguido la hazaña de reproducir orangutanes en cautividad, lo cual no se había hecho en su época.

Robert Mearns Yerkes (1876-1956) fue un psicólogo, etólogo y primatólogo norteamericano,  precursor en el estudio comparativo de la inteligencia de humanos y primates, y del comportamiento social de gorilas y chimpancés. Precisamente a la institución mencionada legaría Doña Rosalía su colección al fallecer, por lo que en 1930, el zoológico de la acaudalada dama pasó a manos de la Carnegie Institution. El mismo contaba con orangutanes, gorilas, chimpancés y otras variadas especies además de los monos, como las aves.

Para el doctor Yerkes fue decisivo el viaje a Cuba y el tiempo que había pasado observando la colonia de la señora Abreu. Cuando regresó a los Estados Unidos, lo hizo convencido de estudiar a los primates en su hábitat natural. Así era de significativo el parque de Doña Rosalía cuando causó tal impacto en el notorio científico.

Yerkes tenía una larga historia de fascinación con los chimpancés. Pasó tiempo observándolos en Cuba en la colonia de Madame Abreu a principios de la década de 1920, y volvió del viaje decidido a observar a los primates en su hábitat natural. Comenzóchimpancé adquiriendo dos ejemplares, Chim y Panzee a un zoológico. Los llevó a su casa, donde dormían en un dormitorio y comían con cubiertos en una pequeña mesa. Chim resultó especialmente maravilloso para Yerkes, y un verano que el mono y Yerkes pasaron juntos fue inmortalizado en su libro titulado “Casi humano”.

De “la finca de los monos” y de Doña Rosalía dejó también sus impresiones la célebre bailarina Isadora Duncan, cuando en relato de sus paseos por La Habana, evocaría sus temores por los queridos e “inofensivos” animalitos (según madame Abreu) y la impresión de su dueña como mujer hermosa, culta e inteligente. A los halagos de la Duncan podría añadirse el de intrépida, pues Rosalía Abreu está entre las primeras mujeres que se elevaron en un aeroplano en Cuba, junto a la literata Laura Zayas Bazán y la propietaria entonces del hotel Telégrafo, Pilar Samoano del Toro. Ellas sobrevolaron el Campamento de Columbia como pasajeras del pionero de la aviación Domingo Rosillo.

A pesar de su extraño hobby, Doña Rosalía no estuvo ajena a las causas independentistas de la época e hizo generosas contribuciones  durante la segunda etapa de la contienda cubana contra España. Asimismo, su altruismo alcanzó obras humanitarias en beneficio de la salud y la educación de los pobres, tanto en La Habana, como en su natal Santa Clara, donde vio la luz en 1862.

Actualmente, la popular “finca de los monos” funciona como Palacio de Pioneros. Desde los años sesenta fue destinado a plantel educativo, y en décadas posteriores alternó la función cultural con la recreativa.

/%20

El primer zoológico con que contó La Habana pasó sin pena y sin gloria.

Las primeras instalaciones fueron muy modestas hasta el punto que se limitaban a un estanque rectangular que tenía en el centro una representación en miniatura de la Isla y en el que se exhibían dos pequeños cocodrilos. La muestra, sin embargo, gustó tanto a los vecinos de la zona del Campo de Marte, en una de cuyas esquinas se emplazaba, y sobre todo a los niños, que su creador decidió ampliarla con varios corrales para dos o tres flamencos, unas cuantas grullas, algunos patos y sendas jaulas para un venado y un mono.

El autor de la obra fue José Díaz Vidal, un modesto empleado de la Secretaría (Ministerio) de Obras Públicas al que apodaban Cheo y se ocupaba de la jardinería del referido Campo. La construyó con su propio dinero y con la ayuda que le prestaron sus compañeros de trabajo.

Aquel zoológico desapareció cuando Carlos Miguel de Céspedes, secretario de Obras Públicas en el gobierno de Machado, se empeñó en transformar el viejo Campo de Marte en la actual Plaza de la Fraternidad, con motivo de la celebración en La Habana de la Sexta Conferencia Internacional Americana de 1928.

Ya para entonces habían existido otros establecimientos similares, pero no abiertos al público. En la Quinta de los Molinos, residencia de recreo del Capitán General, hubo, para solaz y esparcimiento de los gobernadores españoles, una incipiente colección zoológica conformada en lo fundamental por aves acuáticas y algunas otras especies. Existió otra colección zoológica en una finca que la Compañía de Jesús tenía en la barriada habanera de Lawton y que debió ser visitada con fines recreativos e instructivos por alumnos del Colegio de Belén cuando ese prestigioso centro docente estaba en La Habana Vieja y no en Marianao. A esa finca le llamaban La Granja y tenía uno de sus límites en el parque de la calle B, espacio que quizá en un tiempo fuera parte de dicho predio.

Hay que citar una vez más la colección de monos, en especial de chimpancés y orangutanes, que tenía Rosalía Abreu en su casa-quinta de Palatino, en el Cerro.Todavía existe la casa. Era una gran residencia rodeada de muchos árboles y jardines delimitada por una cerca de ladrillos, en la que la señora Abreu había hecho construir instalaciones especiales para un grupo numeroso de antropoides, a los que daba esmerada atención. A varios de los chimpancés les dio un entrenamiento especial que les permitía vivir en la casa libremente y hasta sentarse a la mesa para recibir sus alimentos.

Allí se reprodujeron los orangutanes. Nunca antes en el mundo esa especie se había reproducido en cautiverio. Corría la década de los 20.

Rosalía Abreu murió y la llamada Finca de los Monos fue desactivada rápidamente. Sus herederos vendieron parte del terreno y los antropoides fueron a parar a zoológicos norteamericanos. Años más tarde, el doctor Moreno Bonilla tuvo la satisfacción de comprobar en el zoológico de Filadelfia, a donde se trasladaron ejemplares de aquella colección, que los orangutanes de Rosalía seguían reproduciéndose. Descendiente de ese grupo fue la pareja que Moreno adquirió para el Jardín Zoológico de La Habana. Se llamaban, para perpetuar el nombre de sus progenitores, Guas II y Guarina II.

En 1937, Moreno Bonilla y otros profesores de la Universidad de La Habana, como los doctores Nicolás Puente Duany y Carlos G. Aguayo, comenzaron a gestar la idea de construir un parque zoológico para La Habana. Como no disponían de otro dinero que el que ellos mismos aportaban, crearon un patronato para impulsar el proyecto. La iniciativa no cayó en el vacío, pues al año siguiente el presidente Federico Laredo Bru dispuso por decreto la creación del Jardín Zoológico Tropical y designó una comisión «para que organice el Patronato Nacional que allegará los fondos necesarios para establecerlo y desarrollarlo». Por decisión presidencial el ministro de Educación supervisaría el avance de los trabajos y el Patronato quedó conformado por delegados de todos los organismos e instituciones que tenían relación o responsabilidad con el mundo animal.

Ya para entonces Moreno y el resto de los profesores universitarios del grupo inicial habían estudiado las áreas de la ciudad donde podía emplazarse el zoológico, y eligieron la finca La Rosa, entre la Calzada de Aldecoa y el río Almendares, donde estaba situado el Vivero Forestal del Ministerio de Obras Públicas, así como los grandes talleres y el aparcamiento para vehículos desactivados o decomisados por ese organismo.

El jefe del Vivero era Cheo Díaz Vidal, aquel modesto jardinero del Campo de Marte que había logrado ascender en su vida laboral. De más está decir que Díaz Vidal acogió con júbilo el proyecto y cedió espacio y dio facilidades para que en áreas a su cargo se construyeran jaulas y corrales para los animales.

El asunto, sin embargo, no marchaba con la rapidez esperada. El Patronato, cuya organización se dispuso en 1938, no se constituyó hasta cinco años después, en 1943. Su presidencia de honor recayó en el sabio naturalista don Carlos de la Torre, y la presidencia ejecutiva en el doctor Puente Duany, mientras que Carlos G. Aguayo y Abelardo Moreno Bonilla asumían la dirección y la vicedirección, respectivamente. Pero los caudales seguían siendo escasos, ya que a los aportes que gestionaban los miembros del Patronato entre particulares se sumaba una escasa ayuda oficial. Así, el Ministerio de Agricultura contribuía con los sobrantes anuales de los fondos del Negociado de Caza y Pesca de la Dirección de Montes, Minas y Aguas de esa entidad, y facilitaba además dos obreros para las tareas de construcción y mantenimiento. Otros tres obreros y algunos materiales aseguraba el Ministerio de Obras Públicas, en tanto que el Gobierno Provincial garantizaba un crédito de 500 pesos al año y el Ayuntamiento habanero hacía una subvención de 4.200 pesos anuales.

Con ese dinero, más el cobro de cinco centavos por la entrada y la cuota anual de un peso para el Miembro Protector, categoría que se otorgó a aquellos que querían contribuir al desarrollo del zoológico, echó a andar el nuevo establecimiento con las exhibiciones y servicios recreativos y de educación para los visitantes. En 1944, el Jardín Zoológico contaba ya con 180 animales, de los cuales 95 correspondían a especies de aves y 39 a reptiles.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pero el terrible ciclón de 1944 lo arrasó todo.

El Patronato carecía de dinero para la reconstrucción del Zoológico y el Ministerio de Obras Públicas asumió su administración. Estaba en el poder el doctor Ramón Grau San Martín y un vasto plan de construcción se hacía evidente en la ciudad. Se proyectaron plazas y plazoletas, se erigió la Fuente Luminosa, se edificó el Barrio Obrero y se trazaron nuevos viales, entre estos la Vía Blanca. Se propició, en la intersección con la Calzada de 10 de Octubre, el enlace de las calles Dolores y Lacret. Se construyó la avenida 26… El ministro de Obras Públicas que era primo del Presidente, decidió incluir el Zoológico como una extensión de esa doble vía que dividió en dos la finca La Rosa. A partir de enero de 1948 el Negociado de Arquitectura de Ciudades y Parques, de Obras Públicas, se hizo cargo del establecimiento, que poco después sería adscrito al Departamento de Urbanismo del mismo Ministerio. La entrada principal quedó frente a 26 y no sobre Aldecoa, como era hasta entonces. OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En esa época se construyeron las instalaciones generales del acueducto y el alcantarillado de la instalación, las calles interiores, el foso de los leones y el de los osos, algunas jaulas… Fue una era de esplendor. Pero se cometió un fallo grave: o se les dio participación alguna en el proyecto ni se tuvo en cuenta a profesionales que, con su experiencia pudieron haber ayudado a hacerlo mejor.

Carlos Prío, que sucedió a Grau en la presidencia, no prestó atención alguna al Zoológico, y con Batista, después de 1952, la cosa fue de mal en peor, pues el gobierno pasó la responsabilidad de la atención y mantenimiento de la instalación a la Organización Nacional de Parques y Áreas Verdes (ONPAV), institución autónoma dirigida por el dócil y obediente Leonardo Anaya Murillo, batistiano hasta la médula que utilizó en su beneficio personal las asignaciones presupuestarias incrementadas ampliamente.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El Zoológico, en general, estaba sucio y desatendido y los animales, desnutridos, se morían de hambre en sus jaulas. Y ese fue el Zoológico que encontró la Revolución. El nuevo gobierno debió enfrentar en aquel año de 1959 realidades políticas y económicas muy urgentes y delicadas, y aun así tuvo presente al Zoológico desde el primer momento. Se designó como director al doctor Moreno Bonilla y se procedió a ampliarlo en la medida en que lo permitiesen las edificaciones circundantes. Ocuparía entonces un área de 1¾ caballerías (23 hectáreas), lo que incrementó su superficie en un 40 por ciento, y se planificó como un centro de nuevo tipo, con una concepción que eliminaba cercas y rejas donde fuera posible y se valía de árboles y plantas para separar las exhibiciones contiguas. Los caminos interiores, que eran rectos, se hicieron sinuosos a fin de romper la visión de continuidad y evitar que el visitante, al estar frente a una exhibición, desviara su atención hacia lo que venía después. Al propio tiempo se proyectaba la ampliación del ya existente Parque Zoológico de Santiago de Cuba y se estudiaba la posibilidad de construirlos en otras ciudades. Fue ese año de 1959 cuando nació el proyecto de construir en las afueras de La Habana el Zoológico Nacional, con toda la superficie que requiriera y donde los animales se exhibirían en condiciones similares a las que tienen en los lugares donde viven de manera habitual.

Epílogo: Dado que el tema de esta entrada tiene como protagonistas importantes a los animales (especialmente primates) y que además se hace contínua referencia a los zoológicos, me parece interesante comentar que en la actualidad existe un movimiento de rechazo hacia esas instituciones en el que personalmente me encuentro. Existe mucha polémica ya que se dice que algunas especies se hubieran extinguido si no estuvieran “protegidas” en las jaulas de un zoo. Pero también hay que destacar que para los animales salvajes, la libertad es su don más preciado y van a vivir encarcelados de por vida.

Por este motivo me gustaría terminar el artículo presentando un precioso alegato que hizo sobre los zoológicos, un sabio de renombre universal:

Si yo pudiera, cerraría todos los zoológicos del mundo. Si yo pudiera, prohibiría la utilización de animales en los espectáculos de circo. No debo ser el único que piensa así, pero me arriesgo a recibir la protesta, la indignación, la ira de la mayoría a los que les encanta ver animales detrás de verjas o en espacios donde apenas pueden moverse como les pide su naturaleza. Esto en lo que tiene que ver con los zoológicos. Más deprimentes que esos parques, son los espectáculos de circo que consiguen la proeza dejose_saramago hacer ridículos los patéticos perros vestidos con faldas, las focas aplaudiendo con las aletas, los caballos empenachados, los macacos en bicicleta, los leones saltando arcos, las mulas entrenadas para perseguir figurantes vestidos de negro, los elefantes haciendo equilibrio sobre esferas de metal móviles. Que es divertido, a los niños les encanta, dicen los padres, quienes, para completa educación de sus vástagos, deberían llevarlos también a las sesiones de entrenamiento (¿o de tortura?) suportadas hasta la agonía por los pobres animales, víctimas inermes de la crueldad humana. Los padres también dicen que las visitas al zoológico son altamente instructivas. Tal vez lo hayan sido en el pasado, e incluso así lo dudo, pero hoy, gracias a los innúmeros documentales sobre la vida animal que las televisiones pasan a todas horas, si es educación lo que se pretende, ahí está a la espera.

(José Saramago, escritor portugués y Premio Nobel de Literatura en 1998)

 cárcelfleuron

Anuncios

Acerca de almejeiras

Me gusta Cuba y por eso hago este blog.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a La finca de los monos

  1. IDania dijo:

    Hola “medio paisano”. Es un placer leerte!! Cuántas cosas aprendo de mi amada Isla a través del blog. Sabes? En los años 60 y algo yo estuve en “La finca de Los monos”, ya que era la EIDE (Escuela de Iniciación Deportiva Escolar). Estuve poco tiempo, pues mi madre, con la excusa de que nos marchábamos del país, me fue a recoger y no me dejó participar en los JJ.EE. (Juegos Escolares) del año 1967. Tenía conocimientos, a través de mis padres, de la finca de “Los Monos” y como había sido y el por qué, pero tu profundizas en ello.

    Gracias….

    Un abrazo,
    IDania

    • almejeiras dijo:

      Gracias por tu comentario, Idania. Es un placer y me alegro de que te haya gustado.

    • orestes doreste dijo:

      dania, fueron muchos nombres en poco tiempo,muchos conocidos al igual en poco tiempo. mi nombre es orestes doreste,me decian el chola,estuve en la eide desde ciro frias,estuve en la finca de los monos desde su comienzo, si me dices en que deporte estabas posiblemente me acuerde de ti. yo practicaba balon pie,al igual que mi hermano que ya en ese tiempo estaba en la seleccion nacional. tengo en mi mente todos los rincones de la finca de los monos,inclusive recuerdo a almenares creo que fue el director en aquella epoca..estoy en orestesdoreste@hotmail.com. saludos porque tenemos los mismos recuerdos muy bonitos

      • almejeiras dijo:

        Estimado amigo Orestes: Gracias por tu comentario. Se lo he mandado a mi amiga Idania para ver qué dice. Ojalá que podais rememorar una etapa bonita de vuestras vidas en común.
        Un saludo y ya sabes que por aquí estoy para lo que haga falta.

    • orestes doreste dijo:

      creo que debemos de conocernos,al menos de vista,yo jugaba futbol,mi nombre es orestes Doreste,en la calle me decian el chola,practicaba en campo armada,en ese tiempo habian un buen grupo muy sano que aprovechaban sus anos.yo estuve en ciro frias dos anos creo que despues pasamos a la finca de los monos por tres anos,recuerdo que cuando llegamos a la finca todavia en el castillo habia peste a monos y a otros animales.?en que deporte tu estabas?.bueno un gusto hablar con alguien que vivio paracidos suenos. ya ha pasado muchos anos. saludos…..ore

      • IDania dijo:

        Hola Orestes…. Ha llovido demasiado desde aquella época que recuerdo con cariño y hasta algo de nostalgia. Yo sólo estuve en la EIDE de Finca Los Monos durante los JJ.EE. de 1967. Saludos!!!!

  2. Pepe Lui dijo:

    Moitas gracias pola dedicatoria. Excelente artigo. Moi documentado. Unha breve aportaciòn: cando eu me enterei de esta persoaxe indaguei o que poiden na rede os seus antecedentes porque me parecìa que podìa ter ascendencia galega (polo apelido Abreu), sen embargo non atopei a màis mìnima referencia (na rede) a esa posible ascendencia. O que sì aparece nalgunha pàxina è un antepasado dela (bisabò/a, abò/a, …non lembro) de procedencia canaria.
    Outro dato que aparece nun libro sobre Primatoloxìa è a visita e o interès mostrado (aparte de Yerkes) polo director do célebre zoo de Nova Iorque, o do Bronx, debido ao èxito reproductivo cos grandes simios, en particular (se non lembro mal) cos chimpancés, dos que ata esa data (principios do sèculo XX) non se poidera obter ningùn individuo nacido en cautividade. Todos os exemplares que posuìan os zoos unha vez mortos, e vivìan pouco (outro dos èxitos de Dona Rosalia sobre a supervivencia de algunhas destas especies das que non se coñecìa practicamente nada, nin sequera a sùa dieta, esencial para mantelos sans moitos anos, como actualmente sucede, foi que deu con alimentaciòns axeitadas para os simios), simplemente os reemplazaban por outros novos (cazados, naturalmente). Hai que decir que naquelas datas, a colecciòn zoolòxica do zoo do Bronx, xa era probablemente a màis importante colecciòn zoolòxica do mundo. E aìnda asi o seu director recoñeceu a valiosisima e pioneira aportaciòn de Dona Rosalìa no coñecemento e conservaciòn dos primates.

    un cordial saùdo do teu ex compañeiro e sen embargo amigo

    José Luis Escudero (Pepe Lui para los amigos, je je)

    • almejeiras dijo:

      Estimado Pepe Lui: Moitas gracias polo teu comentario e máis ainda pola aportación que fixeches que é unha ledicia.
      Nótase que eres amigo meu.
      Unha aperta.

    • almejeiras dijo:

      Con relación ós antecedentes galegos de Dona Rosalía, fixen indagacións xenealóxicas e atopei que o abó de Rosalía era español nado en Realejo de Arriba (Tenerife) no 1777 e morreu en P. Mayor no 1838 polo que queda confirmada a ascendencia canaria da familia e non galega.

      (Con relación a los antecedentes gallegos de Doña Rosalía, hice averiguaciones genealógicas y encontré que el abuelo de Rosalía era español nacido en Realejo de Arriba (Tenerife) en 1777 y murió en P. Mayor en 1838 por lo que queda confirmada la ascendencia canaria de la familia y no gallega).

      Los tíos de Doña Rosalía eran 16: Rafaela, Julia, Mª Jacinta, Catalina, Mª Francisca, Rosa Mª, José, Manuel, Juan, Agustín, Fernando, (su padre Pedro Nolasco), Francisco, Antonio, Diego, Eduardo y Vicente ……. uuuuuffffff !!!!!!!

      En la actualidad en España hay 4.679 personas censadas con el apellido Abreu y aproximadamente 5.117 personas que llevan este apellido.

      Con lo que Abreu es el 1.054º appelido más frecuente en España.

      Estas personas viven en 52 provincias. El mayor número de apariciones se da en Santa Cruz de Tenerife: 2.502.

      • Pepe Lui dijo:

        Hola Eduardo:
        Gracias polas novas informaciòns. Si, è unha màgoa. Eu pensaba que ise apelido era xenuìnamente galego, e mira ti por donde hai màis Abreus en Canarias que en Galicia. En fin, houbèrame gustado que fora paisana (de ascendencia)… quèn sabe? tal vez unha tataratataratataraboa, je je je.

        Una curiosidad que no se si le puede interesar a alguien. Tal y como mencionaste, efectivamente el Doctor Robert Yerkes, uno de los pionero de la Primatologia contemporánea, comprò parte de la colecciòn de simios y primates de Dona Rosalia. Este científico tuvo dos chimpancés, con los que aparece retratado en algunas fotos que pueden verse en internet, de su preferencia. Que yo sepa no procedian de la colecciòn de primates de la filántropa cubana. Sus nombres eran Chimp y Panzee. Los dos eran singularmente distintos. Yerkes tenìa al parecer especial predilecciòn por Chimp. Nunca supo, mientras los tuvo, que justamente este chimpancé era en realidad un bonobo, la otra especie de chimpancé, conocida como Chimpancè pigmeo (Pan Paniscus) o bonobo, especie diferenciada hace dos millones de años del Chimpancè común (Pan Troglodytes), màs extendido por unos 20 paises de Africa y del que se reconocen cuatro subespecies. Su descubrimiento como especie diferente al chimpancè común fue posterior. Yerkes simplemente creìa que era una variante individual de chimpancé, una rareza o una peculiaridad de ese individuo en particular. Y en realidad se trataba de otra especie. Su caracterizaciòn como especie diferente sucediò a finsalres de la decada de los años 20 y principios de los 30. Finalmente Yerkes sabria que aquel chimpancè tan “especial” que habìa convivido con èl se trataba de un bonobo.
        La ediciòn española de la revista National Geographic de este mes le dedica el articulo central principal a los bonobos, con una bonita foto de portada. Lo titulan: Bonobos. Los chimpancés pacifistas. Muy recomendable.
        En España no hay bonobos en cautividad en ningùn zoo ni institución zoológica. Tampoco en Francia o Italia. Todos los que se encuentran recluidos en zoos en Europa estàn sobre todo en Holanda, Bèlgica (la RDCongo – ex-Zaire-, el antiguo Congo Belga, es el ùnico pais del mundo donde hay bonobos en libertad), Alemania, Inglaterra y Suiza,… hasta donde yo se. En EEUU tambien hay bonobos en instituciones zoológicas.

        unha aperta
        Pepe Lui

  3. Guillermo Lapera Sotolongo dijo:

    Estimados compatriotas, yo soy Guillermo Lapera Sotolongo, fui alumno e inicie la formacion como volibolista en la EIDE de la Habana, entre los anos 1966 a 1968, y durante el primer ano vivi internado en la finca de los monos, lugar donde ademas de residir en regimen de internamiento de Domingo a Sabado, estudiamos en el Castillo que era donde estaban localizadas las salas de aula. En 1968 pasamo para la EIDE Cirro Frias en Poey y estudiabamos en la Finca de los monos.
    Hermosos e inolvidables momentos que marcaron nuestras vidas. Gracias por traerme a la memoria esos momentos.

    • almejeiras dijo:

      Estimado amigo Guillermo: Muchas gracias por tu comentario Esta entrada ha tenido muchos lectores y siempre hablan muy bien de su estancia en ese lugar.
      A mí también me gusta por lo que representó en su día en su aspecto biológico.
      A veces siento envidia de no haber sido cubano, pero bueno, yo nací en Galicia y estoy orgulloso de eso.
      Un saludo y por aquí andamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s