Alfredo de Oro : un billarista de oro puro

Estimado lector que rozas una vez más la suave y policromada pluma del Tocororo:

El billar es un juego de destreza que se ejecuta impulsando con tacos unas bolas de marfil en una mesa rectangular forrada de paño, rodeada de barandas elásticas (con troneras o sin ellas).

La mesa debe ser rectangular y el tablero perfectamente plano y horizontal, para lo cual se nivela al colocarla. Ésta se halla rodeada de rebordes de caucho de unos 5 cm de altura (bandas),  recubiertos por el mismo paño verde que cubre el tablero. Hay dos clases de mesas: las pequeñas, sin troneras (francesas o de carambola), y las grandes, con seis troneras, cuatro en los ángulos y una en mitad de cada banda larga.

Los tacos tienen de 1,30 a 1,45 m. de longitud y suelen construirse de madera de fresno, de aliso, carpe u otra madera dura. En su extremo grueso o maza llevan un talón de marfil, y en el extremo delgado una virola de la misma materia y una arandela de cuero, plana por el lado que va pegado a la virola y convexa por el que ha de empujar las bolas: Éstas, de marfil o de resina plástica, han de ser completamente esféricas e iguales, y de las tres que se emplean en el juego de carambolas una se pinta de rojo (mingo)y otra (pinta) se marca con dos puntos negros, opuestos. No necesitando la tercera (blanca) ninguna señal. Entre los juegos más importantes figuran el de carambolas, el de palos, y el de treinta y una.alfredo de oro 1

En el de carambolas el objeto que persigue el jugador es tocar con su bola las otras dos, procurando situarlas siempre de manera que al volver a tirar pueda de nuevo tocarlas fácilmente, pues mientras toca con la suya las otras dos sigue tirando, y en caso contrario entra en juego el adversario. Los partidos de carambolas pueden ser de dos o más personas agrupadas en dos bandos, y de tres, combinaciones de dos jugadores contra un tercero.

No se sabe con seguridad ni cuándo ni dónde se inventó el billar. Hay historiadores que señalan que ya en Egipto y posiblemente en Grecia se practicaba un juego parecido y que posiblemente dio origen al que hoy conocemos en el mundo moderno como billar. Se jugaba en el suelo utilizando palos y se parecía al golf actual. Otra variante del juego es el croquet con arcos.

La primera mesa de billar se construyó en 1469 para Luis XI. Se usaba un bastón de punta gruesa, llamado masse, que utilizaban para golpear las bolas. Estaba permitido sólo a la clase aristocrática. Luis XIII fue el primero que consintió que también los plebeyos pudieran jugar.palo

En Francia, el éxito fue inmediato; en 1630 podían contarse 150 mesas en París. Luis XIV jugó al billar desde su más tierna infancia. También Napoleón fue jugador de billar. Hasta el siglo XVIII, las mujeres jugaban al billar tanto como los hombres. Hacia 1850, apareció el actual billar francés, con 3 bolas, y en 1873, se celebró el primer campeonato del mundo profesional.

 En España también se hizo popular el juego del billar entre la nobleza de la época. De ello se dice que derivó el adjetivo que hoy conocemos como “pelota“, para señalar a una persona que ofrece excesivas atenciones a otra. Esto es debido a que fue el nombre con el que se llamaba a los cortesanos y nobles que jugaban al billar con Fernando VII, y le dejaban las pelotas o bolas de billar de manera que al rey le resultase fácil hacer una carambola y meter así las bolas en sus respectivos agujeros. (Esta leyenda no es nada fiable y hay otras explicaciones más convincentes ….).taco_de_billar

El palo de billar o taco moderno aparece en Francia en torno al año 1735, con el nombre de billiard, dejando de utilizarse la maza (masse) que hasta entonces se había empleado y dando nombre al juego. Los tacos actuales se suelen desmontar siendo la parte del extremo que golpea la bola denominada flecha. Ésta tiene cuero en su punta. Con él se golpean las bolas después de frotarlo con tiza, para que al golpear la bola esférica ruede y no deslice, además de para evitar la pifias al realizar tiros con efecto.

Desde que empezó a jugarse al billar se buscó un material apropiado para fabricar las bolas necesarias para practicarlo y tradicionalmente se decidió utilizar el marfil, especialmente el del colmillo de la hembra del elefante que por sus características de densidad y buena homogeneidad (por su casi ausencia de vetas) hacía fácil tornear esferas de dimensiones y peso similares, además de admitir coloraciones y pulimento para deslizarse con poco rozamiento por el paño de las mesas.

En 1860, el fabricante estadounidense de bolas de billar Phelan and Collander ofreció una recompensa de diez mil dólares a quien consiguiera un sustituto aceptable del marfil natural. El inventor estadounidense Wesley Hyatt descubrió que, al mezclar nitrocelulosa, alcohol y alcanfor, se obtenía una masa blanda que se dejaba moldear por presión en caliente. Este nuevo producto, uno de los primeros materiales plásticos, barato y consistente, sustituyó al marfil en la fabricación de bolas de billar. Se conoce comercialmente como “celuloide”. Su mayor inconveniente es que es muy inflamable.

Aunque aún hoy se sigue utilizando marfil para elaborar bolas de billar, este material ha sido prácticamente desplazado por el uso de polímeros plásticos termoestables, entre los cuales están las resinas fenólicas o bakelitas, algunas de las cuales tienen propiedades que las hacen competir ventajosamente con el marfil, ya que este material permite fabricar bolas con una perfecta esfericidad, una densidad similar al marfil y una perfecta homegeneidad que en el marfil como producto natural no se podía garantizar, ensuciándose menos y limpiándose con facilidad además de ser más duraderas y resistentes. Por último son mucho más baratas y hace innecesario el uso de marfil que es un material de tráfico restringido en muchos países por motivos ecológicos.

Deben tener un diámetro entre 61 y 61,5 milímetros y su peso debe estar comprendido entre 205 y 220 gramos, siendo 2 gramos la diferencia máxima que debe haber entre la masa de la bola más pesada y la más ligera.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las mesas de billar deben tener una superficie regular, sin el menor desnivel, estando el tablero realizado en piedra de pizarra y siendo muy resistente y elástico. El tablero se recubre de un paño o tapete, generalmente de color verde, mezcla de lana y nylon. En su conjunto, las mesas pueden pesar más de 300 kg de los que 100 de ellos son debidos al tablero de pizarra que a veces es de granito.

Existen, al menos, trece formas diferentes de jugar al billar aunque los más habituales son tres:

–          El billar francés, consiste en hacer carambolas entre una bola blanca, una amarilla y una roja.

–          El inglés o snooker, en el que se juega con 21 bolas en un tablero de mayores dimensiones.

–          El americano o pool, que cuenta con troneras en las que hay que introducir 15 bolas (7 lisas, 7rayadas y 1 negra).

Detrás del juego del billar hay mucha física pero los grandes maestros no necesitan saber alfredo de oro 2nada de esa ciencia.  Se trata de un juego de habilidad y de tanto practicar  aprenden la trayectoria de las bolas… También pasa en el tenis, en el fútbol, en la música y en general en casi todas partes.

En todo caso, si se sabe Física y se es hábil, se tiene una evidente ventaja y sobretodo se disfruta mucho cuando se juega porque se comprueban “in situ” las leyes más básicas de la mecánica.

El físico Michael Berry afirmó que los cálculos para el choque funcionarían entre una, dos o unas pocas bolas, pero que esos cálculos se volvían muy complejos para más cantidad de ellas.

En realidad la Física tiene una teoría muy elaborada sobre los choques o colisiones de las bolas que se aplica igualmente a los accidentes de tráfico. Se habla de choque elástico cuando las partículas que colisionan no se deforman y rebotan. (eso es lo que pasa aproximadamente en el billar). El choque sería inelástico cuando las masas que chocan se incrustan una en la otra como dos tartas que chocaran de frente quedando fundidas en una masa única.

Al golpear la bola con el taco, ésta adquiere una velocidad inicial de traslación que viene determinada por la fuerza de la colisión. A su vez, el taco genera un momento que produce una velocidad inicial de rotación alrededor del centro de la bola de billar. Es decir, la bola se desplaza a lo largo del tapete a la vez que va girando sobre sí misma. Esto complica mucho su movimiento porque además hay un rozamiento con la superficie de la mesa.

Como consecuencia de todo esto, resulta que las bolas, no solo se deslizan sobre el tapete sino que además ruedan sobre si mísmas.

El resultado de toda esta complicación es que muchos físicos y estudiosos de las leyes de la Naturaleza ya han inventado el billar circular (redondo) e incluso los más “chevronnés”, el billar elíptico para poder dar rienda suelta a su “morbosidad” científica.elíptico

Y después de esta introducción teórica y sin hablar para nada de los teoremas de conservación de la energía y del momento lineal, vayamos a lo más importante que es hablar de nuestro egregio personaje:

Alfredo de Oro (1862-1948) fue un jugador de billar cubano, varias veces campeón mundial en diferentes modalidades. Está considerado como uno de los mejores jugadores de billar de todos los tiempos.

Nacido en Manzanillo en 1862, comenzó a jugar al billar hacia 1877, cuando sólo contaba quince años de edad estudiando el bachillerato en calidad de interno, lo cual limitaba su participación en los juegos. Sin embargo, ya se tienen noticias de que en enero de 1881 tuvo sus primeras victorias frente a billaristas reconocidos de La Habana de entonces.

Seis años después intervino por primera vez en un campeonato mundial, y en su incursión inicial finalizó empatando en primer lugar con tres jugadores de experiencia aunque quedó en tercer puesto. Un año después comenzó su larga lista de hazañas, pues obtuvo la primera de sus 31 coronas mundiales en un duelo muy cerrado que le resultó favorable por solo una mesa, 16 contra 15.

Al año siguiente, De Oro perdió el campeonato contra Albert G. Powers, en juego de “piña continua” (se cuenta el número de bolas, y no el de las mesas), pero en 1891 fue al desquite y lo venció con marca de 600 por 527, para iniciar su increíble leyenda de titular mundial durante dieciocho años consecutivos.alfredo de oro 4

La revista norteamericana Pearson’s Magazine en su número de mayo de 1905, bajo el título de “Cómo De Oro ganó el campeonato de piña”, describió su célebre desafío con Jerome Keogh, en el cuál al norteamericano le faltaban nueve bolas para ganar y a De Oro sesenta y tres, que fue descontando una a una, lentamente, ante los ojos atónitos de su rival, hasta que acertó en la última bola, colocada en difícil posición. Ese final de torneo ha sido considerado el más hermoso jugado en una mesa de piña.

Alfredo de Oro fue campeón mundial en varias modalidades del billar. En 1910 lo fue en pool continuo frente a Keogh, y en 1911, en pool continuo con una bola libre contra Frank Sherman. En 1917, en Saint Louis, ganó el campeonato mundial de carambola de tres bandas, derrotando a Robert Cannefax.

El 6 de enero de 1918 regresó a La Habana, tras largo tiempo de ausencia de Cuba, para defender el campeonato mundial de carambola de tres bandas contra Charles Otis, a quien venció en match celebrado en el teatro Payret entre los días 10 y 12 de enero.

El 10 de marzo de 1922, con 60 años de edad, fue derrotado por Johnny Layton. Pero once años después, con 71 años, regresó para tomar revancha del mismo Layton.  ¡¡¡Así resultó campeón en 1933 !!!.

Se retiró finalmente en 1934. En 1920 se fue  a Estados Unidos, donde murió en 1948.alfredo de oro 5

En 1967 fue incluido por la Federación de Billar de Estados Unidos en el Salón de la Fama de este juego, donde solo hay otros ocho jugadores no estadounidenses: dos alemanes, cinco franceses y un español.

Alfredo de Oro, el cubano que hace muchísimos años acaparó la atención de los billaristas en el mundo por lo impecable de sus jugadas y su pulso sereno, fue así seleccionado como el cuarto mejor jugador de todos los tiempos.

 El ranking fue confeccionado por un selecto grupo de especialistas e historiadores del Billar basándose fundamentalmente, en una cualidad: El dominio integral de la disciplina. Analizaron de manera justa, a los jugadores en su tiempo y dentro de su contexto, aunque, arbitrariamente, los escogidos tenían que cumplir un requisito de rigor convertido en limitante: Para ser elegido un jugador, aunque fuese extranjero, sus mayores éxitos tenían que haber sido alcanzados en territorio de los Estados Unidos.

La revista Billiard Digest lo situó en 1999 como cuarto entre los 50 mejores jugadores del siglo XX.

¡¡¡ Alfredo de Oro, fuiste el mejor !!!.

alfredo de oro 3fleuron

Anuncios

Acerca de almejeiras

Me gusta Cuba y por eso hago este blog.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s