El Capitán Bayo

Estimado lector que rozas la suave y policromada pluma del Tocororo:

Alberto Bayo y Giroud fue un militar y aviador hispanocubano que participó en la Guerra Civil española y posteriormente como instructor en la Revolución Cubana. Nació en Camagüey en 1892 y falleció en La Habana en 1967. De padre español y madre cubana, estudió unos años en EE.UU y cursó estudios militares en España. bayo 2

Bayo participó en la campaña de África y sin que formara parte del grupo de aviadores que en aquella época dieron renombre a la aviación española, tenía ideas progresistas y republicanas. En Barcelona, en los primeros días de “alzamiento”, colaboró para evitar el triunfo de los rebeldes. Su principal acción fue la de preparar y comandar la expedición que desembarcó en Mallorca.

En 1916 ingresó en la Aviación Militar española, consiguiendo ser piloto. Fue expulsado como consecuencia de un duelo y pasó forzoso en 1924 a la Legión Española, participando en la Guerra de Marruecos durante dos años al mando de una compañía.

Posiblemente fue el último duelo a espada de España y tuvo lugar en Madrid el 14 de Junio de 1923 entre Joaquín González Gallarza y Alberto Bayo Giroud, ambos capitanes de aviación. El problema empezó en el aeródromo de Getafe cuando Gallarza fue a saludar a Bayo y éste le negó el saludo y lo insultó. Se dice que pudo ser por algún lío de faldas que no está del todo claro, aunque el caso es que acabaron a puñetazos.

Gallarza que era el ofendido lo citó para esa misma tarde en el casino militar y a la cita acudieron también los padrinos respectivos para preparar el duelo.
Acordaron que fuera a muerte con espada, desnudos de cintura para arriba, sin cinturón y con guantes de cuero grueso hasta el codo.
Su rival estaba considerado el segundo mejor espadachín de Europa, y comenzó dominando el combate hiriendo a Bayo en dos ocasiones. Si el combate fuese “a primera sangre” ya estaría lavado el honor, pero el duelo continuó y en un golpe afortunado Bayo dió una certera y profunda estocada a Gallarza que lo derribó al suelo y eso impidió que el duelo continuase. El duelo había terminado, ninguno de los dos murió, pero la enemistad duró toda la vida de ambos.

Bayo fue herido de gravedad en la ingle en Marruecos en 1925 y estuvo un año recuperándose. En 1926 pidió volver a África y se le asignó el 3º tabor de la Mehal-la de Gomara, luchando hasta 1927.
En el año 1939 se exilió residiendo en diferentes países y ejerciendo actividades relacionadas siempre con la docencia militar. Instalado en Méjico, tuvo a su cargo una cátedra en la Escuela de Aviación Militar e intervino en algunos acontecimientos de diferentes países centroamericanos.

En el año 1955 conoció a Fidel Castro y a Ernesto Guevara, con quienes inició una estrecha colaboración. Se trasladó a Cuba a bordo del “Granma” para participar en la lucha guerrillera en Sierra Maestra, donde sin duda pudo poner en práctica sus teorías sobre esta clase de actividades, de las cuales se consideraba un especialista y en las que ya había tenido interés durante la guerra civil española.

Escribió dos libros sobre sus contribuciones en acciones de guerra. El primero, Mi desembarco en Mallorca en el que cuenta todo lo sucedido en esa expedición y el segundo libro Mi aporte a la Revolución Cubana.
Bayo fue ascendido a comandante, la más alta graduación del ejército cubano, falleciendo en la Habana en el año 1967.

El 19 de julio de 1936 el general Goded, Comandante Militar de las Baleares dio soporte al alzamiento militar que el General Francisco Franco empezaba en Marruecos en contra del gobierno Republicano y se declaró el estado de guerra. En Mallorca al igual que en otros lugares de España, se destituyó a las autoridades republicanas y así comenzaba también la represión en contra de miembros que participaban en partidos de izquierdas. La resistencia contra los falangistas, que había en algunos pueblos mallorquines, rápidamente fue exterminada.desembarco

Pero el Capitán Alberto Bayo Giroud, jefe de la aeronáutica Naval de Barcelona decidió desembarcar en Mallorca y recuperar la isla de los falangistas, con ayuda de un ejército poco disciplinado, que estaba formado por milicianos de diversos partidos, que se disputaban el poder en Cataluña a los cuales se unieron extranjeros y mallorquines republicanos.

El día anterior al desembarco en Mallorca, el Capitán Bayo fue a la Isla de Cabrera donde estaban agolpados unos 400 milicianos de la F.A.I (Federación Anarquista Ibérica). Bayo pretendía que los milicianos de Cabrera desembarcaran en la Isla de la Dragonera. Pero el comité Anarquista no accedió a tomar parte en la operación, aunque después lo hicieran por su cuenta y sin que ni el capitán-jefe de la operación ni su estado mayor supieran nada. Los anarquistas de Cabrera desembarcaron en Cala Mandía y Cala Anguila antes de que Bayo lo hiciera en Punta Amer.

El Comité de Guerra de Barcelona, sin preocuparse de si Bayo tenía dispuestas sus fuerzas para el desembarco (hospitales de campaña, municiones, etc) decidió que se llevara a cabo la operación de Mallorca en un plazo de cuarenta y ocho horas.
La expedición contra Mallorca, hizo perder a los republicanos la ventaja del factor sorpresa y obligo a los militares de la Isla a extremar las medidas de precaución y a pedir ayuda al exterior de una manera desesperada.

En la madrugada del 16 de Agosto de 1936, las milicias de Bayo reforzadas por una parte importante de la guarnición de Menorca, desembarcaron en Mallorca (Punta Amer).
Las fuerzas del Capitán Bayo no consiguieron restablecer Mallorca como un punto republicano y únicamente consguieron llegar hasta Son Servera.
El reembarco del Capitán Bayo fue el 3 de Septiembre de 1936 tras recibir órdenes del Gobierno de que en la capital se estaba levantando una ofensiva y necesitaban todas sus fuerzas disponibles allí, abandonaron Mallorca y pusieron rumbo a Barcelona.bayo 3

Aparte de dedicarse a dar clases, Bayo escribió novela, poesía y relatos históricos, relacionados todos ellos con la vida militar o la guerra. Estando en España publicó La guerra será de los guerrilleros (Barcelona, 1937) y más tarde el ya citado Mi desembarco en Mallorca, de 1944, Mis versos de rebeldía (México, 1958), Tempestad en el Caribe, de 1950, con prólogo del Che Guevara, Fidel te espera en la Sierra, Sangre en Cuba y Ciento cincuenta preguntas a un guerrillero, todos ellos de 1958. Con el fin de amenizar sus clases, inventaba sonetos sobre los códigos de los guerrilleros:

¿Quieres ser un perfecto guerrillero?
Sé obediente sin fin, disciplinado
Jamás preguntes nada, sé callado
Muy noble y servicial
buen compañero
Con el fusil, un tirador certero
En las marchas’muy largas, entrenado
Con todos los demás siempre taimado
Con los tuyos, perfecto caballero.

En los apuntes bibliográficos sobre Bayo, se cita una curiosa partida de ajedrez que disputó con el comandante Che Guevara. Fue en Cuba, en el salón de análisis y prensa instalado en el hotel Habana Libre, en mayo de 1962. Parece ser que aquella lucha en el tablero resultó emocionante, dada la personalidad de los contendientes. En Mi aporte a la Revolución Cubana (1960), Bayo escribió:

“Guevara y yo éramos los únicos ajedrecistas de igual fuerza que estábamos en el campamento Las Rosas, Chalco (México), y a la luz de un cabo de vela de llama oscilante, bailadora y juguetona, nos echábamos todas las noches grandes partidas de ajedrez a cara de perro. Aunque se indigne y eche los pies por alto, diré -ahora que no nos oye- que yo era mejor que él y le ganaba más partidas”.

Un alumno le recordó estas palabras y les invitó a que se retaran allí mismo. Y así, sin pronunciar palabra, se pusieron frente a frente. La noticia del inusitado encuentro animó el salón de análisis y prensa. Llegaron fotógrafos, periodistas y aficionados. En la apertura, las blancas -en manos de Bayo- quedaron mejor, pero en las complicaciones entre el medio juego y el final, el Che impuso su estrategia y consiguió la victoria.

Como persona, Bayo era un militar civilista algo contradictorio que solía decir:               “Soy un militar antimilitarista, pues creo que el poder civil ha de estar sobre el militar. El militar ha de ser servidor del pueblo, y no ser tirano del mismo”.bayo 1bandera_cubana_corazon

Anuncios

Acerca de almejeiras

Me gusta Cuba y por eso hago este blog.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s