La Virgen de Regla

(Para mi amigo Faustino que siempre me pide que escriba cosas nuevas)

Estimado lector que rozas la suave y policromada Pluma del Tocororo:

La Virgen de Regla es la Patrona del pueblo que lleva su nombre frente a la Bahía de La Habana. También se identifica con Yemayá, la dueña del mar. Con su veneración se funde casi todo el panteón Yoruba con la cristiandad en el sincretismo y la transculturación de lo africano y lo español, dando forma al mestizaje criollo en el que se basa la nacionalidad cubana.

Durante la época de la colonización española en Cuba, cuando los amos esclavistas trataron de imponer el catolicismo a sus esclavos como dictaba el mandato evangelizador, se inició el proceso de sincretismo y transculturación que aún continúa.

Una vez en la iglesia, el yoruba identificó el aspecto de las imágenes que se le obligaba a adorar con las deidades de su propio culto. Los testimonios transmitidos durante generaciones aseguran que la bahía de Nipe, en el oriente de Cuba, encontró en la Virgen de la Caridad (Ochún) a su reina celestial, mientras en la Bahía de La Habana halló a su protectora, la Virgen de Regla. En 1628, fue la aparición de la Virgen de la Caridad y en 1696 la llegada de la Virgen de Regla a su pequeño templo, tres años después del derrumbe del santuario por el paso de un ciclón.

La Virgen fue el símbolo que mandó tallar en España un feligrés que quiso que en el reconstruido santuario se venerara a aquella misma virgen que en el siglo V ordenara esculpir San Agustín el Africano, Obispo de Hipona, inspirado por una revelación. El Obispo había nacido en Tagaste, África (360-436).

Parece que el Santo había tenido una revelación: un ángel le había vaticinado que debía ser tallada en madera la estatua que luego debía colocarse bien adornada en su oratorio, por ello lo que el Padre hizo fue seguir al pie de la letra las instrucciones y así ordenó tallar la figura de la Virgen de color negro, de acuerdo a la tez de los africanos.

Se dice que el obispo utilizó la mejor madera de cedro que pudo encontrar. Al parecer los siglos le han borrado el nombre puesto por San Agustín, que parece probable fuera el actual de la santa imagen. Después del saqueo de Tagaste, un diácono llamado Cipriano, salvó a la Virgen, pasando con ella por una tormenta a través del Estrecho de Gibraltar. Este hecho se considera el primer milagro de la Virgen de Regla. Las invasiones de los bárbaros no pudieron con ella y fue conducida a Cádiz, España, donde encontró su santuario.

La tradición se encargó de hacer a la virgen Patrona de los marinos, como consecuencia de haber traído a la embarcación salva a pesar de la tempestad. Cipriano llegó luego a la villa de Chipiona y entregó su carga al prior del convento de Ermitaños de San Agustín. Los árabes estuvieron varios siglos en esa parte de España y el prior no pudo jamás ver la sagrada figura colocada en su altar así que cuando murió, se llevó a la tumba su secreto.

En el año 711, una invasión amenazó a la Santa, debido a la presencia árabe en Andalucía, pero la estatua había sido escondida hábilmente en un pozo cercano. En 1330, un canónigo del Convento de Santa María de Regla, la encontró, durante un paseo que realizaba en compañía de unos labriegos.

El encuentro se produjo porque el canónigo había soñado que una gran señora de rostro negro, le mandaba ir a orillas del mar a rescatarla: “Debajo del árbol, en que reposas, está lo que afanosamente buscas” decía la revelación. Don Joaquín Ponce de León, señor feudal de Chipiona, cedió su castillo como monasterio de culto a la imagen. De esta Virgen solamente quedaron cabeza y tronco. En 1590 toda la estatua fue cubierta por una chapa gruesa de plata a modo de armadura, en la que sólo la cabeza quedó descubierta.

A partir de 1687, y hasta 1696, en Regla se adoró una imagen representada por un cuadro pintado al óleo, pero ese último año, el castellano Don Pedro de Aranda y Avellaneda, donó al santuario la escultura que había traído en su primer viaje a España.

Desde el momento en que la ermita de la Virgen de Regla estuvo en pie, se popularizó el espíritu público de su devoción, se convirtió en foco de piedad y a ella iban  personas desde los más apartados lugares a rendirle homenaje. La devoción crecía más y más. En 1708 se añadieron a la iglesia dos altares, por no dar abasto el que había para las misas.

El 14 de diciembre de 1708, se consideró la Virgen de Regla como Patrona de la Bahía, se depositó la llave que tuvo en sus pies, que simboliza San Cristóbal de La Habana, por el Regidor Decano de ese Cabildo.

Sin duda fue una época de gran triunfo para el santuario, aunque nada existía en Regla: ni los almacenes, ni las murallas, todo estaba desierto en los terrenos de Guaicanamar donde hoy se lavanta el  pueblo.

En 1717 el Sacramento se hizo con tal solemnidad, que se añadieron ocho días consecutivos de fiesta y regocijo, y en 1734, se fundó la hermandad de la Concordia de Nuestra Señora de Regla concediéndosele a los devotos inscritos en ella, gracias e indulgencias.

El origen de Regla está ligado a la Virgen: Zeferina, la tuerta, de 70 años, pidió en 1737 licencia a los dueños del terreno para construir un bohío cerca del santuario, y vender cazuelas y carnes a los que venían de romería para su culto. Fue esta acción la que atrajo a un buen número de vendedores e hizo fundar el pueblo, más tarde marítimo y comerciante.

La actual iglesia se construyó en septiembre de 1811. Gonzalo Herrera fue el padrino, aunque en 1818 se terminaron de construir la torre y el frontis, gracias a la obra del matemático Pedro Abad Villarreal, y el alarife (maestro de obras) Don Pedro Justiniani.

Alrededor del santuario se improvisó un pueblo: se veía gente  confeccionando dulces y otros alimentos para expender a los que venían a la feria, se mataban animales como ofrendas, y se distribuían. Todos participaban en comunidad, se ponían mesas para los devotos de Nuestra Señora de Regla, y allí tomaban parte altas autoridades  de la ciudad así como los habitantes circunvecinos de la bahía.

Se sabe que en 1762, con motivo del ataque de los ingleses, el capellán tuvo que trasladar la imagen de Nuestra señora de Regla y sus alhajas a la iglesia del Calvario, llevándolas personalmente en su cabalgadura. Dos días después volvió a trasladarla al ingenio de San Diego Marrero en Managua (cerca de La Habana) donde estuvo doce días.

En las creencias afrocubanas las abluciones en homenaje a Yemayá tienen algo del rito de la virgen de las barcas. Yemayá fue la que apartó las aguas por encargo de Dios (Olofi). Ambas vírgenes, tanto la de la Caridad como la de Regla son símbolos ante las tempestades. Los navegantes las invocan y las han fijado como refugios en las tormentas. En la historias de los navegantes cubanos hay no pocas historias que hablan de personas salvadas gracias a algún milagro de la Caridad o de la Virgen de Regla.

Cuando se llega a Regla, uno de los 15 municipios de La Habana, lo primero que se observa es la ermita que, mirando al mar, se construyó por primera vez en ese sitio en 1690 gracias a las limosnas y un donativo que consiguió un peregrino peruano llamado Manuel Antonio. Una tormenta destruyó la primera edificación, construida con tablas y yaguas de guano. En 1792, un asturiano llamado Juan de Coyedo Martín levantó una ermita de tapia y tejas, que también servía de vivienda a los limosneros que a ella se acercaban. La virgen está desde entonces en el altar mayor, desde donde protege a la Bahía de La Habana.

La ermita, levantada en una colina, es humilde. Sus altares no están, como en otros países de América Latina donde abundó el oro, revestido del precioso metal. Tampoco la virgen es ostentosa. Apenas se vislumbra su rostro entre la vestimenta azul con encajes blancos. El color azul de su vestido, que es el del mar, identifica a la capital cubana. El canal de televisión capitalino, e Industriales, el equipo de béisbol del territorio, ostentan como identidad el venerado tono marino de ese mar hermoso y sagrado, custodiado por la Virgen de Regla.

La Fiesta de Regla es una tradición patronal, que se realiza anualmente desde el 8 de septiembre de 1696, cuando se ubicó en el Santuario la imagen actual de la Virgen de Regla. Surgió con un carácter ritual, pero el pueblo le incorporó gradualmente elementos laicos entre los Siglos XVIII y XX. Desde 1961 ha conservado su autenticidad como fiesta religiosa, circunscrita al templo católico y al espacio público donde se verifica la procesión de la Virgen.

En particular se ha mantenido la antigua costumbre de visitar la Iglesia el dia 8, pero dejó de celebrarse el domingo siguiente a este día la procesión mencionada, imponiéndose sin salida el mismo día de la Natividad de la Virgen. Participa en este festejo la Imagen de la Virgen de Regla y sus ornamentos, el Conjunto de culto y rituales utilizados en la misa, procesión y otras acciones: vestiduras de sacerdotes y otros ministros de la Iglesia Católica, vasos sagrados, estandartes, etc. Y se realiza en el Santuario Nacional de nuestra señora de Regla. Así, se ponen de manifiesto las creencias relativas a la Patrona de la Bahía de La Habana y de Regla (relacionadas con el sistema religioso católico y el sincretismo, así como los cantos para la procesión.

Este templo es también muy visitado por los creyentes de la Regla de Ocha, o Santería. En esta religión la Virgen de Regla representa a Yemayá, la dueña de los océanos y es una de las deidades de mayor devoción en esa religión. En sus zonas aledañas podemos encontrar vendedores de reproducciones de la virgen en yeso, madera o papel, collares y la conocida “cascarilla” tan usada por los creyentes de esa religión.

La original Virgen de Regla es una escultura sedente, cuya antigüedad se remonta al s. XII. Es una talla de 62 cms. de altura, de una sola pieza, de madera policromada, sentada en un trono, con el Niño en pie sobre la pierna izquierda. A finales del s.XVI pasó a vestir ropajes de “reina”. La imagen, con corona y aureola, adquiría así un tamaño relevante que realzaba su figura con vistas a sacarla en procesión.

La leyenda se remonta al siglo V; los vándalos, que cruzaron el estrecho de Gibraltar para invadir el norte de Africa, tienen sitiada la ciudad de Hipona , en la que agoniza el obispo San Agustín; su diácono Cebrián logra escapar con la imagen y se instala en Chipiona, lugar de ermitas. Se le llamaría Nuestra Señora de Regla porque ante ella había escrito San Agustín su famosa Regla. Oración para pedir los favores cuando necesites protección en vuestro trabajo, viajes por mar,tierra,o aire;

 

Oración a la Santísima Virgen de la Regla

iOh, Santísima y dulcísima Virgen María, Madre de Dios, hija del Sumo Rey y Señora de los Ángeles, Madre del Creador de todos, Reina de las misericordias, inmenso abismo de piedad!, tú nos recibas bajo tu protección y amparo a todos los que solicitamos favor, remediando poderosa las necesidades de todos los que afligidos te invocan como lo refieren las historias y pregonan los que en todos los tiempos han implorado tu patrocinio visitando devotamente tus templos, y especialmente el Santuario en imagen de REGLA, en que parece has querido ostentar más tu poder y caridad, pues en este templo, y por esta, tu imagen, todos hallan su remedio y su consuelo; los navegantes en las mayores tempestades, invocándote como señora de REGLA se libran de tan manifiesto peligro y en las navegaciones mas dilatadas y peligrosas, haciendo voto a su Santuario de REGLA, logran con felicidad el puerto que desean. Los perseguidos de sus enemigos se salvan por la devoción a esta, tu imagen. Los enfermos de todas las enfermedades (hasta los deplorados ya de médicos) en ésta, y por ti, sanan.Los miembros débiles e impedidos, aquí cobran fuerzas y generalmente todos los males aquí tienen remedio, como los publican las paredes de este templo y los milagros puestos en ellas. Venerando, ioh, Reina del Cielo, esta, tu imagen de REGLA, imploramos tu patrocinio y favor pidiéndote nos alcances de tu Hijo precioso, el consuelo de una buena conciencia, salud y fuerzas para servirte y venerarte; el remedio de nuestras necesidades y especialmente el de aquella por quien os hacemos esta Oración, esperamos Señora, por tu intercesión, conseguir lo que pedimos, aunque lo desmerecen nuestras culpas por la eficacia de tus ruegos. Amén

 

La Virgen de Regla también es venerada en otros países:

Aunque la devoción y culto a la Virgen de Regla, nace en Chipiona hace varios siglos a través del tiempo, se va haciendo cada vez mayor, hasta alcanzar una gran fama milagrosa y convertirse en un centro de popularidad religiosa. Esta fama, hace que la devoción a Santa María se extendiera hasta muchos lugares por el mundo.

La Virgen de Regla de Obón (Cebú, Filipinas)

En el Año 1735, El Fraile Agustino Fray Francisco Avalle, después de haber estado durante diez años en el Santuario de  Regla de Chipiona,  fue destinado a Filipinas, a la Misión de Lapu Lapu, en Opón, Cebú. En su viaje llevo consigo un retablo de la santísima virgen de Regla, que tanto se veneraba en el santuario chipionero.

Durante su estancia en la isla filipina, difundió con fervor la leyenda y milagros de la virgen de Regla, siendo pieza importante de su labor evangelizadora. Poco a poco fue asentándose el culto a esta imagen y creciendo hasta nuestros días.

Al retablo original, que aún se conserva en el templo y en donde puede leerse un texto que hace referencia a esta procedencia española, le siguió, a instancias del agustino, una imagen que hoy en día es la titular de esta parroquia. La Virgen de Regla de esta isla Filipina es la única parroquia bajo la titularidad de Regla que ha sido visitada por su Santidad el Papa. Por otra parte, su fiesta se celebra el día 21 de noviembre, a diferencia de  las demás que se celebran generalmente entre el día siete y ocho de septiembre; a excepción de la República Dominicana, en donde también se celebra el día 21 de noviembre.

La Virgen de Regla de Bani (República Dominicana)

La Virgen de Regla en la Republica Dominicana, se encuentra en la ciudad de Bani, en la Provincia de Peravia, al este de Santo Domingo, es titular de una Iglesia Catedral y se realizan también grandes fiestas en su honor el día 21 de noviembre, curiosamente el mismo día que en Filipinas.

Las primeras noticias sobre esta virgen datan del año 1739 y se refieren a un documento del archivo de Indias, en Sevilla,  del Arzobispo Domingo Pantaleón Alvarez en el que, haciendo referencia a las posesiones de la corona española en la isla, cita que hay una pequeña ermita, hecha con tablas y hojas de palma en la que se venera una imagen llamada “De Regla”. Dicha imagen era propiedad de una tal, Francisca apodada “la Francisquera”, la cual la adquirió de unas traídas de España. Y se la entregó al sacerdote venezolano Fray Vicente González de Urrúa para su culto.

Esto ocurrió con anterioridad a la fundación de la ciudad de Bani  que fue en 1764. Este dato es de especial relevancia, ya que según afirman diversos historiadores dominicanos, esta pequeña ermita y la Virgen de Regla, fue una de las principales razones del nacimiento de Bani, ya  que la existencia de una virgen de origen español, ayudo a concentrar a todos los españoles diseminados por el valle.

La Virgen de Regla de Huasca de Ocampo (Pachuca, Hidalgo, México)

La historia de la Virgen de Regla de México, Va unida, inseparablemente a la de D. Pedro Romero de Terreros. El cual llevó hasta las tierras mexicanas a la virgen chipionera. Pedro Romero, Nació en 1710 en Cortesana, provincia de Huelva, hijo de una familia acomodada, estudio en la universidad de Salamanca. Cuando aun no tenía 20 años, es solicitado por un tío suyo que tenía en México y que poseía allí varios negocios.

En su salida hacia el nuevo mundo, la última visión de las tierras españolas fue el santuario de Regla, prometiendo con gran emoción poner a las plantas de la Virgen todas sus empresas. Una vez en México, encuentra un gran filón de plata y se hace inmensamente rico, hasta tal punto que se convierte en una de las personas más importantes e influyentes, llegando a ser alcalde de Querétaro y haciendo prestamos al gobierno de país, así como fundando el primer monte de piedad.

Construyó cuatro grandes haciendas para el beneficio de la plata y a todas ellas les puso, como había prometido, el nombre de su venerada virgen chipionera: San miguel Regla, hoy convertida en hotel, Santa María Regla, actualmente en desuso y  visitada como punto de atractivo turístico, San Antonio Regla, que hoy está bajo las aguas de una presa y una cuarta que ya no existe.

En sus viajes se llevó una virgen de Regla y no solo puso su nombre a estos lugares, sino que hizo una capilla dedicada a la Virgen, en donde puso la imagen llevada de España. Fue tan importante y reconocido por la corona española que fue nombrado caballero de la orden de Calatrava. Ante las necesidades de la Corona, Pedro Romero regaló al Rey Carlos III un barco  con 112 cañones llamado “Santa María de Regla” para aumentar la flota en los mares del nuevo mundo.

En agradecimiento a este regalo, y conociendo la devoción que tenia por la Virgen de Regla, fue nombrado por el Rey “Conde de Regla”, titulo nobiliario que  tras muchos avatares aún perdura hasta nuestros días

Actualmente en la localidad de Huasca de Ocampo,  (Pachuca), estado de Hidalgo, se encuentran todas estas cosas que dejo el Conde de Regla, numerosos lugares con el nombre de esta Virgen y una ermita. Una pequeña Aldea, nacida alrededor de la hacienda minera, Santa María de Regla, lleva también este nombre.

La Virgen de Regla de Miami (Florida, Estados Unidos)

En la Ciudad de Miami, en Florida, se encuentra una pequeña ermita, en un barrio llamado La Pequeña Habana”, dedicada a la Virgen de Regla. Esta Virgen de Regla, también con connotaciones que la hacen especial, llegó a Miami de mano de los cubanos que emigraron hacia esta zona, llevándose consigo su devoción a Regla y sus tradiciones.

Su veneración comenzó  en 1982, fecha muy reciente, en la Catedral de San Jorge, en Coral Gables. Allí un grupo de devotos cubanos de Regla se pusieron en contacto con el P. Miguel Fernández Lobo, también de origen cubano, proponiéndole el inicio del culto a esta imagen que los ligaba directamente a su país. Una pequeña imagen fue colocada en la Catedral y allí permaneció  hasta el domingo de resurrección del año 1984, fecha en la que fue trasladada a una nueva ermita situada en el barrio “la Pequeña Habana” .

Hay varias curiosidades que rodean a esta virgen de Regla: por un lado está el hecho de no haber llegado directamente desde España, sino una difusión del culto ya por parte cubana, como ocurrirá con otros lugares. Así mismo es la única imagen de Regla, a la que se le rinde culto bajo el rito Ortodoxo, convirtiéndose en una Virgen ecuménica, en cuanto a su poder de unión bajo el mismo sentir de iglesias cristianas separadas.

Se da aquí también el sincretismo religioso del que hablábamos en la Virgen de Regla de Cuba, con la Diosa Yemaza. Así es fácil ver en la ermita de Regla de Miami a ortodoxos, católicos santeros y seguidores de los ritos Orishas africanos.

La Virgen de Regla de Tovar (Mérida, Venezuela)

La Virgen de Regla en Venezuela, se encuentra en la localidad de Tovar, en el estado de Mérida. Su origen se remonta a los primeros años  del siglo XVIII o últimos del XVII ya que en 1709, ya se tiene conocimiento de la existencia de una pequeña parroquia en una aldea llamada Ntra. Sra. De Regla de Bailaores, lugar en donde hoy se encuentra la ciudad de Tovar, y que era territorio de los llamados “indios Bailaores”. Al parecer fue llevada allí por los monjes agustinos, en sus labores evangelizadoras del nuevo mundo, introduciendo su culto y mezclándolo con las raíces indígenas del lugar.

La gente de Tovar, son de profundas raíces cristianas, debido a la influencia de estos misioneros españoles, hay muchos templos dedicados a Vírgenes, siendo el mas importante el de la Virgen de Regla, actualmente iglesia parroquial. Las festividades de Regla en Venezuela, se celebran también  el día 8 de Septiembre  y van unidas a una gran cantidad de festejos taurinos.

Uno de los detalles que la distingue es que durante la semana anterior  al día de su festividad y de la procesión, con un gran seguimiento de fieles, La Virgen recorre y visita cada una de las iglesias de la localidad parando en cada una de ellas un día. También la hace diferente que esta imagen no es negra, como las anteriores, sino blanca, lo cual hace suponer que a la imagen o retablo original le sucedió otro nuevo con características diferentes.

La Virgen de Regla de Brujas (Flandes, Bélgica)

En el año 1676,  fue llevado hasta la ciudad holandesa de Brujas,  un retablo de la Virgen de Regla, de manos del peregrino “Willemart”,  creándose un pequeño foco de devoción en torna a esta imagen. Sin embargo con el paso del tiempo, en este lugar, no ha crecido esta devoción a Santa Maria de Regla, sino que se ha desvanecido y desaparecido, no teniéndose constancia  de que actualmente exista ningún culto a Regla. Lo único que perdura es el retablo original llevado por Willemart, y que está actualmente en un museo de  la ciudad.

BIBLIOGRAFÍA:

Wikipedia.

Cuba en la memoria (Derubín Jácome)

EcuRed

Caos y cosas de Cuba

 

Anuncios

Acerca de almejeiras

Me gusta Cuba y por eso hago este blog.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La Virgen de Regla

  1. Faustino dijo:

    Echaba de menos estas bonitas y variadas historias para conocer mejor ese país tan lindo como es Cuba y la idiosincrasia de sus paisanos. No las prolongues tanto en el tiempo y gracias por tus enseñanzas.

    • almejeiras dijo:

      Estimado amigo Faustino: Tú te delatas y se te nota que eres amigo mío por la benevolencia de tu comentario. Eso me anima a escribir aún cuando ya verás que cada vez me resulta más difícil después de tantos artículos publicados.
      Unha aperta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s